Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

A falta de estrellas, Vinicius Júnior

El joven jugador brasileño confirma en su presentación que formará parte de la primera plantilla del Real Madrid, que tiene en mente intercalarle con el Castilla

Vinicius, durante su presentación

A unos 30 kilómetros de Río de Janeiro, al otro lado de la Bahía de Guanabara, se encuentra São Gonçalo, uno de los tres municipios más pobres del Estado. Es un lugar complicado, compuesto en gran parte por favelas y dominado por el tráfico de drogas. La violencia y la lucha entre bandas son una constante en sus barrios, repletos de barricadas montadas por los propios traficantes. Uno de los más complicados es Porto do Rosa. Allí, hace 18 años y nueve días nació Vinicius Júnior, otra joven promesa del fútbol brasileño y, desde ayer, jugador a todos los efectos del Real Madrid. "Me quedo. Seré jugador del primer equipo", confirmó el muchacho durante su presentación.

Vinicius tan solo lleva una semana en España. Solo unas horas después de cumplir los 18 se embarcó en un avión rumbo a Madrid. La mayoría de edad no era un simple trámite para él. Significaba dejar atrás Brasil, marcharse de Río, abandonar sus orígenes para afrontar una vida desconocida en Europa. Su destino lo conocía desde hace un año y dos meses, cuando el Madrid pagó 45 millones al Flamengo por su contratación en una operación sin precedentes por un juvenil. 

El cambio, futbolístico y personal, será grande para Vinicius. No lo vivirá solo. El joven se ha desplazado a España junto a más de una decena de familiares y amigos. Ayer, todos le acompañaron en el Bernabéu, donde tampoco se le separó Ronaldo Nazario. El legendario delantero ejerció de cicerone en el primer acto público del garoto. Le escoltó en el palco de honor, se fotografiaron juntos sobre el césped y ejerció de portavoz en la conferencia de prensa. "Es la gran esperanza del fútbol en Brasil", le presentó el fenómeno. Nacido en el año 2000, Vinicius apenas recuerda haber visto partidos del delantero. Él tiene otro ídolo: Neymar Júnior, con quien deseaba compartir vestuario. La posibilidad de jugar juntos en el Santiago Bernabéu la próxima temporada está prácticamente descartada. "Es mi ídolo, es alguien a quien sigo muy de cerca. Tengo el sueño de jugar con él y si Dios quiere lo haré en la selección brasileña", dijo el joven.

Comparación con Neymar

Vinicius, al igual que Neymar, es un jugador de banda. "Mi juego se parece al suyo", aseguró cuando le preguntaron por el jugador brasileño al que más se asemeja. La realidad es que pese a ciertas semejanzas poseen características diferentes. Igual de gambeteros, uno destaca en espacios reducidos y otro a campo abierto. Mientras que Neymar conduce con el balón pegado a la bota, Vinicius es un atacante de mayor potencia y velocidad punta, pero menos elegante que su compatriota. "Me siento más cómodo jugando como extremo izquierdo, pero también lo he hecho por la derecha", cuenta sobre su posición en el campo. En Brasil ha disputado 49 partidos en la élite —21 como titular— en los que anotó 10 goles y repartió cuatro asistencias.

La prioridad ahora para el Madrid es terminar de resolver su integración. Hace meses, tanto el club como el entorno del jugador descartaron regresar a Brasil. Estos días han decidido que tampoco se marchará a ningún equipo europeo. Consideran que quedarse en Valdebebas es lo mejor para su adaptación, pero también creen prioritario que juegue con regularidad, por lo que la opción de intercalar el Castilla con el primer equipo es la más factible.

"Con esta edad demostraré al míster y a mis compañeros que estoy preparado para jugar. La adaptación no será fácil, pero haré todo lo posible", aseguró. En sus primeros días de entrenamiento ya ha dejado sus primeras pinceladas en forma de filigranas e imponentes arrancadas. A falta de estrellas en el mercado para suplir a Cristiano, el Madrid ya apuesta por Vinicius.