Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El técnico más exitoso desde Miguel Muñoz

Luis Enrique conquistó nueve títulos de 13 posibles con el Barça, muchos más que todos los otros técnicos que aspiraban al cargo

Luis Enrique levanta el título de Copa de 2017. Ampliar foto
Luis Enrique levanta el título de Copa de 2017. REUTERS

Cuando llegó al Barcelona, parecía predestinado al fracaso. El equipo empezó con un juego directo y sin pausa, una versión muy alejada del fútbol que se destiló con Pep Guardiola y con Tito Vilanova, aunque más incisiva y atractiva que con el Tata Martino. No tenía, en cualquier caso, a los mismos jugadores y sí contaba con un tridente ofensivo que era la referencia planetaria porque Messi, Luis Suárez y Neymar rompían tantas cinturas como redes. Se llegó, incluso, a filtrar su despido si no conseguía resultados porque en enero cayó ante la Real, se peleó con Messi casi hasta las manos y echaron a Andoni Zubizarreta, entonces director deportivo, para su enfado. Pero el Barça ganó al Atlético y encadenó una serie de triunfos que convirtieron al equipo en una máquina física y hasta de juego. En Europa no hubo quien le tosiera como tampoco sucedió en la Liga y en la Copa. El Barça de Luis Enrique obtuvo el segundo triplete de su historia.

No se detuvo el paso triunfal del entrenador azulgrana, que en el curso siguiente logró el doblete (Liga y Copa), además del Mundial de Clubes —“¡Que siga la fiesta!”, exclamó con júbilo y para sorpresa de los medios tras la victoria frente a River Plate— y en su último curso logró la Copa. Eso, añadido a dos Supercopas le destacó sobre casi cualquier entrenador. Acabó su periplo azulgrana en mayo de 2017 con nueve títulos de los 13 disputados. Los laureles no han pasado desapercibidos para Luis Rubiales y la Federación Española, que le han nombrado por delante de otros candidatos.

En la terna de futuribles para el banquillo de La Roja estaban, por ejemplo, Paco Jémez (un título en Tercera), Pepe Mel (dos ascensos con el Betis a Primera y uno con el Rayo a Segunda) y Roberto Martínez, que consiguió un ascenso a la Championship con el Swansea y la FA Cup con el Wigan. También se barajaron los nombres de Míchel (dos Copas y una Liga en Grecia) y Quique Sánchez Flores, que era el único con éxitos internacionales porque alzó la Europa League y la Supercopa de Europa de 2010 con el Atlético, además de vencer una Copa en Portugal con el Benfica y tres más en los Emiratos Árabes Unidos con el Al-Ahli.

“Viene a ganar”

“Hemos escogido a Luis Enrique porque cumple con todos nuestros requisitos”, reveló Rubiales, sin entrar a matizar cuáles eran esas exigencias. Aunque añadió: “Viene a que gane la selección”. Sabe lo que es vencer Luis Enrique, que es el técnico más exitoso antes de llegar a la selección desde que Miguel Muñoz se hiciera cargo de ella en 1982. El entrenador del Madrid contaba con 14 títulos (dos Copas de Europa, una Intercontinental, nueve Ligas y dos Copas). Tras él, aunque se sumaron técnicos de prestigio, casi ninguno llevaba bajo el brazo un ramillete de laureles: Luis Suárez (un título con la Sub 21 cuando asumió el cargo), Vicente Miera (0), Javier Clemente (cuatro), José Antonio Camacho (un ascenso a Primera), Iñaki Sáez (tres con la Sub 21 y una medalla de plata en los JJ OO de Sydney 2000), Luis Aragonés (ocho, entre el Atlético y el Barça), Vicente del Bosque (siete con el Madrid, donde destacan dos Champions), Julen Lopetegui (dos, con la Sub 19 y Sub 21) y Fernando Hierro (0).

Ahora, tras la pifia en el Mundial de Rusia, es el turno de Luis Enrique, un técnico casado con el éxito —también ascendió con el Barça B a Segunda, por más que luego no convenciera en la Roma y sí se ganara a todos en el Celta— como lo estuvo cuando llevaba las botas puestas; tres títulos con el Madrid, siete con el Barça y uno más con la selección al colgarse el oro en los Juegos de Barcelona 92.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información