Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Raikkonen le allana el camino a Vettel

El finlandés golpea a Hamilton en la tercera curva y le abre paso al alemán, que logra su cuarto triunfo del curso. Alonso termina el octavo y Sainz abandona.

gp gran bretaña F1
Vettel, tras ganar en Silverstone. Action Images via Reuters

Kimi Raikkonen no es conocido como el Hombre de Hielo por azar, sino por haber nacido en Finlandia y por tener un carácter más frío que un témpano. Haciendo honor a su apodo, el de Espoo emuló al típico conductor de máquina quitanieves y se llevó puesto a Lewis Hamilton en la tercera curva de la prueba, después de una calamitosa arrancada del británico. El actual campeón hizo patinar demasiado el embrague de su coche y se quedó clavado, completamente expuesto a los ataques de Sebastian Vettel y Valtteri Bottas, que le adelantaron sin ningún esfuerzo. En esas que llegó Raikkonen por el interior, clavó frenos y se fue largo en un viraje a la derecha, un desliz que le llevó darle un topetazo a la rueda trasera de Hamilton, y a hacerle dar un trompo que le dejó el último del pelotón.

El piloto de Ferrari recibió una sanción de diez segundos y el de Mercedes el consuelo de sus ingenieros, más psicólogos que técnicos, que hicieron lo posible para hacerle creer que la remontada era más que posible. La mala noticia para los aficionados a la Fórmula 1 es que la superioridad de la marca de Il Cavallino Rampante y las Flechas de Plata fue absoluta en Silverstone. La buena es que por fin hay una alternativa a la escudería de la estrella en un circuito de los rápidos, de esos en los que el motor emerge como el factor decisivo para optar al podio. Vettel se subió al peldaño más alto a pesar de la incertidumbre que puso el coche de seguridad en el tramo final de la carrera y Hamilton cruzó la meta el segundo, completando la escalada que le pedían desde el taller, mientras que la tercera plaza fue para Kimi. Fernando Alonso concluyó el octavo tras ocupar la 13.ª plaza de la parrilla de salida, y Carlos Sainz se vio obligado a abandonar (vuelta 38), tras un incidente con Romain Grsojean.

Con este triunfo, el cuarto en su casillero, el líder del Mundial amplía un poco más su margen al frente de las estadísticas a las puertas de su gran premio de casa, en Alemania, dentro de dos semanas. Además, esta victoria supone la número 51 de su palmarés, una cifra que le coloca en el mismo plano que Alain Prost, cuatro veces campeón como él. Nunca había ganado Vettel en esta pista desde la reconfiguración (2010), circunstancia que no le pasó por alto al corredor de Heppenheim. "Hemos ganado aquí, ¡en su casa!", soltó por la radio, Vettel, que encadena 14 grandes premios sumando puntos, la racha más larga de entre quienes compiten.

"En la tercera curva bloqueé los neumáticos y golpeé a Lewis en la parte de atrás. Fue culpa mía, así que merecí la penalización", reconoció Raikkonen nada más bajarse del coche. Allí, con Martin Brundle como maestro de ceremonias, también se esperaba a Hamilton, que sin embargo se fue directo a la sala que da acceso al podio, mil veces más cabreado por el toque recibido que contento por su tremenda recuperación. "A pesar de no haberme podido llevar el trofeo a casa, no me rendiré. Este fin de semana tuvimos mucha presión y estrategias interesantes más allá de lo deportivo", se limitó a resumir el inglés, que de forma velada se refirió a la maniobra que le complicó la existencia.

Más información