Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Thiago: “No podemos vivir con el miedo a fallar”

El centrocampista de la selección, que dio 86 pases buenos y uno malo contra Marruecos, explica la sensación de inseguridad que amenaza con destruir el juego de España

Se aproxima el primer partido de eliminación del Mundial, contra Rusia en el Luzhniki el próximo domingo, y en la selección española son varios los jugadores importantes que cada vez que saltan al campo de juego se sienten señalados por los medios de comunicación que piden un relevo. Lo dijo Iniesta, el símbolo de la mejor época del fútbol nacional: "Llevan diciendo que estoy viejo desde que cumplí los 30". La presión que sufre Iniesta se multiplica en el caso de Thiago Alcántara, uno de los centrocampistas más talentosos de la nueva generación. A sus 27 años, el interior del Bayern admite que los problemas del juego de España derivan de un estado mental inadecuado, más que de cuestiones puramente técnicas. 

"No podemos vivir con el miedo a fallar", dijo, cuando le preguntaron por la inseguridad que pueda derivarse de la sensación de que su puesto en el equipo está en duda. "No vivimos con el miedo a fallar. Queremos jugar. Queremos darle velocidad al balón. Queremos que el equipo tenga la posesión para ir desarmando al rival y así lo intentamos. Pero es muy complicado cuando cometemos pequeños errores, el rival se pone por delante y se encierra atrás. Nos hemos encontrado con partidos en los que si se dan las circunstancias de que continúa el 0-0 probablemente habríamos generado ocasiones y nos habríamos adelantado en el marcador. Hay que tener más cuidado a la hora del pase porque te pueden pillar a la contra, pero no tienes que jugar con miedo ni incertidumbre. Hay que tantear, saber cómo están jugando los contrarios y saber atacar allí".

Thiago dio 87 pases contra Marruecos y solo falló uno cerca del área rival. Es uno de los volantes más precisios de la Cooa del Mundo y, sin embargo, buena parte de la expedición de medios de comunicación trasladados a Krasnodar sugieren o reclaman la presencia de Koke en su lugar. El centrocampista del Atlético, argumentan, tiene mayor sentido táctico y defiende mejor. Esto, sin embargo, no es la opinión predominante en el vestuario, que observa en Thiago cualidades que se ajustan mejor al modelo de la selección. Koke, dicen, es excelente para defender cuando la presión es baja o media; Thiago no es tan eficaz para defender en campo propio pero para defender en campo contrario y tener el balón domina mejores conceptos que el jugador del Atlético.

"¿Para usted sería un palo no ser titular contra Rusia?", le preguntaron. Thiago respondió al instante: “Para mí sería un palo no clasificarnos para cuartos. Aquí estamos 23 animales entrenando para poder jugar contra Rusia. No vamos a jugar contra 11 rusos. Vamos a jugar contra miles de rusos. En un estadio lleno. Hasta ahora ha dado la sensación de que estamos muy lejos de casa. Parece que en todos los partidos estamos jugando contra Rusia. Siempre hay más aficionados del rival, que nos abuchean y que apoyan al otro equipio".

Los españoles se esperan un Luzhniki abarrotado hasta la bandera con sus más de 80.000 localidades vendidas a hinchas predominantemente rusos. La dimisión de la afición española en Rusia es notable y alarma a los futbolistas, que lo consideran producto de una mala predisposición de la opinión pública. Contra Portugal, Irán y Marruecos la mayoría de la afición ha apoyado a los rivales de España. Este detalle no ayuda a un equipo sacudido por el fichaje por el Real Madrid y la posterior destitución de Julen Lopetegui, quien fue su seleccionador hasta que comenzó la competición.

"Lo más importante es tener la confianza suficiente para poder generar el fútbol que hemos creado entre todos", admitió Thiago. "La confianza lo es todo. ¿Qué hay que mejorar? Todo. Empezando por la confianza. Yo salgo de mi habitación por las mañanas y tengo al lado a Andrés, a Busi, a David, el porterazo que tenemos... ¡A Piqué! Estamos todos. La confianza te la da la autocrítica: ‘chicos mirémonos uno al otro; esto depende de la confianza de cada uno y de poder confiar en el compañero".

“Tenemos que recuperar la alegría", concluyó el jugador. "El Mundial no lo perdemos. Alemania no ha perdido un Mundial. El Mundial se gana y punto. Tenemos que tener la tranquilidad de decir: ‘una final, vamos a por ella’. Y si no lo conseguimos que nos quede la tranquilidad de que hemos hecho de todo porque la gente se sienta orgullosa y hemos disfrutado para poder lograrlo".

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >