Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Inapelable pole de Ricciardo en el GP de Mónaco con Alonso séptimo

El australiano logra el mejor tiempo por primera vez este curso, por delante de Vettel y Hamilton; Carlos Sainz saldrá octavo

FOTO: Daniel Ricciardo, este sábado en el circuito del GP de Mónaco. / VÍDEO: Fragmento de la carrera.

Mónaco es sinónimo de glamour que algunos malinterpretan y lo transforman también en tirantez, y por eso no deja de sorprender que un tipo tan dicharachero como Daniel Ricciardo se maneje tan bien por allí. No solo por haber fijado en Montecarlo su lugar de residencia en Europa –no hay que olvidar que el chico viene de Perth–, sino por ser el único circuito en el que ha sido capaz de llevarse la ‘pole position’. Lo hizo en 2016 y lo repitió este sábado, donde el australiano volvió a dejar dramáticamente retratado a Max Verstappen, su compañero en Red Bull.

“Dimos un golpe encima de la mesa el jueves, cuando fuimos los más rápidos. Ahora falta la carrera y después lo celebraremos. A ver si lo rematamos”, dijo Ricciardo nada más bajarse de su monoplaza. En aquel gran premio de hace dos años, sus mecánicos se hicieron un galimatías que le apartó de la una victoria que prácticamente masticaba con su prominente dentadura. Se da la casualidad de que, en aquel mismo evento y durante la práctica oficial, su vecino de taller también destrozó su Red Bull en el mismo punto en el que lo hizo este sábado, en la última variante del trazado.

Verstappen, la principal apuesta de la escudería energética y el protegido de la marca, se estrelló contra la valla en el tercer ensayo libre y allí quedaron, estampadas, sus opciones de tomar parte en la cronometrada. El holandés saldrá el último y ya son muchas las meteduras de para del corredor de Hasselt, si bien es cierto que solo tiene 20 años y ya lleva 65 grandes premios en su hoja de servicios, que no son pocos. Ricciardo le supera este curso en todos los parámetros y eso es algo que casi se puede interpretar en su sonrisa permanente. Y a pesar de eso, Red Bull no ha llegado todavía a un acuerdo para renovarle, circunstancia que mantiene al acecho a equipos como Ferrari o Mercedes.

“Este sitio muerde. Y Max recibió un buen mordisco en una sesión que realmente no cuenta para nada más que para poner el coche a punto”, lamentó Christian Horner, el director de la estructura de Milton Keynes. “Él es perfectamente capaz de ganar aquí, y por eso aún le dolerá más lo que ha pasado y no poder hacerlo esta vez. Debe aprender de ello y dejar de cometer este tipo de errores. Lo sabe mejor que nadie”, remarcó el ejecutivo. Cuando se le preguntó a Horner por si este tipo de errores deberían provocar un ligero cambio en la forma en la que Mad Max afronta los grandes premios, su respuesta no dio lugar a dudas: “Eso espero”. En Melbourne, el exceso de vehemencia de Verstappen le llevó a dar un trompo en plena carrera que le hizo perder dos posiciones; en Bahréin también quedó fuera de la cronometrada por accidente; en China se llevó puesto a Sebastian Vettel cuando tenía todos los números para imponerse y en Bakú provocó el choque que le condenó a él y a su compañero.

Ricciardo saldrá el primero este domingo (15:10 horas, Movistar Fórmula 1) después de una exhibición que fue cocinando desde el jueves con el paso de los entrenamientos y que este sábado le permitió dar la vuelta más rápida que nunca se ha dado en el circuito más reconocible del certamen. A su lado arrancará Sebastian Vettel, el primero de los mortales, mientras que en la segunda fila de la parrilla formarán Lewis Hamilton y Kimi Raikkonen. Fernando Alonso, por su parte, fue de menos a más con el paso de las sesiones y finalmente saldrá el séptimo, justo por delante de Carlos Sainz, que lo hará el octavo.

Más información