Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lluvia de dimisiones en el Sporting de Lisboa que dejan solo al presidente

Mientras sus directivos se van, Bruno de Carvalho anuncia querellas contra el presidente del Parlamento y los periodistas

Jorge Jesus, entrenador del Sporting, sentado abajo en primer término, durante un partido de liga contra el Maritimo.
Jorge Jesus, entrenador del Sporting, sentado abajo en primer término, durante un partido de liga contra el Maritimo. EFE

Luvia de dimisiones en los órganos directivos del Sporting de Lisboa. Todos, menos su presidente, Bruno de Carvalho, desencadenante de la crisis pero que no se da por aludido.

En la noche del miércoles, De Carvlaho anunció una asamblea general para explicar los últimos acontecimientos ocurridos alrededor del club —especialmente el ataque de 50 personas contra los jugadores—; en el mismo comunicado anunció que no dimitía ni veía razón alguna para hacerlo.

Como él no ha dado el primer paso, lo han hecho algunos de sus directivos a título particular, como uno de sus vicepresidentes, y en bloque la Mesa de la Asamblea, el Consejo Disciplinario y el Consejo fiscal del Club. Todos ellos invitan a Bruno de Carvalho a seguir sus pasos.

Entre tanto, los 23 detenidos por el ataque al campo de entrenamiento del Sporting han empezado a declarar; han sido acusados por el ministerio fiscal de nueve delitos, entre ellos el de terrorismo. Pese a acudir a los tribunales con las caras tapadas, ya se empieza a concoer la identidad de alguno de ellos. Según TVI, entre la banda se encuentra un administrativo del club, aparte de otras personas ligadas a la Juventud Leonina.

Las agresiones a jugadores y técnicos han dejado consternada a la sociedad portuguesa. El presidente del país y el presidente del Parlamento emitieron declaraciones críticas hacia el primer dirigente del club, y éste les ha contestado con sus propias críticas, además de anunciar una demanda contra el presidente del Parlamento, "quien no tiene la mínima noción del cargo que ocupa", según palabras de Bruno de Carvalho. A él, a los comentaristas y a los periodistas, va a demandar el presidente del Sporting por haberle "difamado y calumniado".

"No puede quedar impune", declaró Ferro Rodriguies, presidente del Parlamento, "quien dio pasos hacia el odio, el fanatismo y la corrupción", en el deporte.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información