Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nadal, sobre la Copa del Rey: “No concibo pitar a un rival, ni a nadie, pero lo respeto”

El balear llega al Godó tras coronarse por 11ª vez en Montercarlo. "Intento disfrutar de todo lo que me está ocurriendo", señala

Nadal, en el Barcelona Open BancSabadell-Trofeo Conde de Godó EFE

La presencia de Rafael Nadal en el Open Banc Sabadell-Trofeo Godó levanta pasiones. El balear llegó al torneo barcelonés tras ganar en el Masters 1000 de Montecarlo por decimoprimera vez y una nube de seguidores se congregó junto a él en busca de autógrafos y de acercarse al mejor jugador de la historia sobre tierra batida. Nadal afronta esta semana la posibilidad de coronarse también por 11ª vez en su club, el RCT Barcelona, en su camino hacia la culminación de la temporada sobre arena en Roland Garros.

“Cuando me preguntan si soy el mejor jugador de la historia en tierra batida, me sitúan en una posición comprometida”, explicó Nadal en su primera comparecencia en Barcelona. “No vamos ahora a montar una historia. Y no me gusta hablar de esto. Pero los números están ahí. No puedo evitar estas respuestas. Pero con toda la humildad, debo reconocer que soy quien más títulos ha ganado en esta superficie. ¿El mejor? No lo sé. Vosotros lo diréis”.

Las estadísticas de Nadal no engañan a nadie. En tierra batida nadie ha logrado igualar sus marcas: 396 partidos ganados (35 perdidos), 54 títulos (más que nadie en la historia), 11 títulos de Montecarlo, 10 de Roland Garros y el Godó, 7 de Roma, 4 de Madrid. Llega a Barcelona tras haber ganado 36 sets consecutivos en tierra batida. Y a pesar de no haber disputado más que dos torneos este año, muestra la excelencia en su nivel de juego.

“No puedo afirmar que éste sea mi nivel actual”, confiesa, a sus 31 años (cumplirá 32 en Roland Garros). “Es cierto que en Montecarlo jugué muy bien y que mis sensaciones fueron muy buenas, igual que en Valencia (Copa Davis). Me siento feliz por haber ganado otro Masters 1000, no solo porque se trata de un torneo muy especial para mí, sino también por ser el primero del año que acabo sin lesionarme. Pero vengo de situaciones difíciles desde Shanghái el año pasado, pero no sé si mi nivel actual es éste. Solo puedo afirmar que haré todo lo posible para mantener-lo. Pero cada torneo es una historia diferente”.

Nadal debutó esta temporada en el Open de Australia y tuvo que abandonar frente a Cilic en los cuartos de final por culpa de una lesión en la pierna derecha. “Afortunadamente no es grave”, indicó entonces. Sin embargo, no volvió a la competición hasta hace unas semanas con motivo de la Copa Davis y su segundo torneo del año fue el de Montecarlo la semana pasada.

“Llegar después de una victoria es muy positivo”, agregó el mallorquín. “Mi cuadro es difícil en Barcelona. Pero siempre lo es. La única cuestión es jugar bien”. Nadal debutará frente a Haider-Maurer o Carballés y en su segundo encuentro, ya en octavos, podría enfrentarse a Kei Nishikori, su rival en la final del pasado domingo, y a Novak Djokovic, en los cuartos de final. “La entrada de Djokovic en el cuadro es una gran noticia para el torneo. Pero mala para los jugadores. Sin embargo, yo habría hecho lo mismo en su lugar”.

Las expectativas del número uno del mundo son muy altas, especialmente después de haber levantado la copa del Principado tras haber cedido solo 21 juegos en toda su trayectoria. Unos resultados que invitan a soñar. Pero Rafa Nadal se niega a hacerlo. Así lo confiesa cuando alguien le lee las cifras de su larguísima palmarés. “¿Cuándo empezaba soñó alguna vez en lograr estos números?”. “No. Para soñar hay que verlo posible”, respondió. “Ganar 11 veces en Montecarlo, 10 en Roland Garros y en el Godó, ser número uno del mundo… durante toda mi vida no podía ni imaginar todo lo que he logrado. El sueño realmente era poder jugar algún día todos estos torneos. Lo que intento es disfrutar de todo lo que me está ocurriendo”.

Nadal quiso desmarcarse de la lucha diaria de defender los puntos logrados el año anterior para mantener su clasificación mundial. “Ésta no es mi batalla”, dijo. “En ese aspecto estáis equivocados”, dijo a los periodistas. “Cuando empieza el año parto de cero. Y lo que único que me preocupa es jugar bien e ir sumando puntos en la Race (clasificación que acumula los puntos del año en curso). Los puntos duran un año y luego vuelves a empezar”.

Preguntado sobre el probable adiós de Andrés Iniesta, señaló: “Lo que da pena es no poder disfrutarlo más tiempo. Uno no puede cuestionar las decisiones de los demás. Cada uno debe actuar con libertad. Andrés lo ha hecho todo y más. Nos ha hecho disfrutar del deporte, con respeto, humildad y naturalidad. Es un modelo para la juventud y la sociedad. Nos ha transmitido valores muy positivos”. Sobre la semifinal de Champions League entre el Real Madrid y el Bayern Múnich agregó: “Quien esté mejor aquel día y tenga más acierto ganará”. Y sobre la pitada al himno nacional en la final de la Copa del Rey comentó que “Soy partidario de respetarlo todo. No concibo pitar a un rival, ni a nadie. Pero lo respeto, cada uno ve las cosas de forma distinta”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información