Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jack Nicklaus: “Tiger Woods volverá a ganar un grande”

El golfista más laureado de la historia elogia a Jon Rahm: "Nadie ha llegado tan rápido al primer nivel"

Jack Nicklaus, en junio de 2017 en Dublin (Ohio).
Jack Nicklaus, en junio de 2017 en Dublin (Ohio). US PGA TOUR

¿Quién es el mejor golfista de la historia? El debate nunca duerme. Si la vara de medir es el número de grandes, nadie como Jack Nicklaus y sus 18 majors. Si es la revolución que supuso para el golf, Tiger Woods es el elegido. El Tigre, ahora de regreso, todavía está en esa carrera por engordar su lista de 14 grandes y alcanzar al Oso Dorado. Pero el récord de Nicklaus (Columbus, Ohio; 1940) aún queda lejos. Su voracidad es legendaria. No solo amasó 73 victorias en total, sino que su enorme legado también está en las otras muchas veces que estuvo a punto de ganar. En la década de los setenta, solo en cinco ocasiones en 40 grandes jugados quedó fuera de los 10 primeros. Arnold Palmer (fallecido en 2016), Gary Player y él eran Los Tres Grandes, el Big Three, el símbolo de una época. Pura historia. Antes del comienzo este próximo jueves del Masters de Augusta, Nicklaus responde mediante una grabación de audio a un cuestionario de EL PAÍS.

Pregunta. Usted ganó seis veces el Masters, la primera en 1963 y la última en 1986. ¿Cómo ha visto la evolución del golf desde sus inicios hasta ahora?

Respuesta. El deporte entonces permitía mucha más imaginación porque tenías que ser creativo para dar golpes con el equipamiento que teníamos. Hoy el material está diseñado para hacer que el juego sea un poco menos imaginativo.

P. ¿Ha cambiado algo más que el material?

R. El deportista es el mismo. Teníamos buenos deportistas antes, los tenemos hoy y los teníamos antes de que nosotros jugásemos. El golf es un movimiento atlético, una sensación en las manos. No creo que el golf en sí haya cambiado mucho, pero el cambio del material sí hace que se juegue de manera diferente a antes.

P. ¿Es más fácil ahora?

R. Sí. Creo que es más fácil hoy en día de lo que era cuando jugábamos. Creo que era más fácil cuando jugábamos que en la época de Bobby Jones. Estoy seguro de que era más fácil en la época de Bobby Jones que a finales del siglo XIX. Con el tiempo, el golf se ha vuelto más fácil.

P. Si usted jugase hoy, ¿ganaría como lo hizo en su época?

R. Me gusta pensar que si jugase hoy tendría el mismo éxito que tuve cuando jugaba. Creo que la mayoría de los que fueron campeones en su época serían campeones en casi cualquier otra época porque son golfistas suficientemente buenos para adaptarse a la situación que sea.

P. ¿Qué cambiaría en el juego actual?

R. Cuando Bobby Jones dejó de jugar al golf [finales de los años cuarenta], ya dijo que el mayor problema con el que teníamos que tener cuidado era hasta dónde llegaba la bola. ¡Y seguimos teniendo el mismo problema! Parece que nos limitamos a encontrar más terrenos y a hacer campos más largos, pero, ¿es realmente lo que hay que hacer? Además, creo que se emplea demasiado tiempo en una ronda de juego. La duración es otro problema al que nos enfrentamos.

P. ¿Cree que Tiger Woods puede alcanzar su récord de 18 grandes? ¿Cree que volverá a ganar un grande?

R. Creo que sí, que ganará al menos otro. No sé cuántos, pero sí pienso que volverá a vencer en uno. Tiene una ambición tremenda, talento y lleva toda su vida jugando. Su ética de trabajo es fantástica. Y sigue siendo muy competitivo.

P. ¿Qué otros jugadores de hoy le gustan?

R. Dustin Johnson, Justin Thomas, Jon Rahm, Ricky Fowler, Rory McIlroy, Hideki Matsuyama... Hay un montón de jóvenes muy, muy buenos.

P. ¿Qué opina de Rahm?

R. Tiene un juego sensacional. No creo que nadie haya llegado al primer nivel tan rápido como Jon Rahm. Sin duda, no en los últimos años. Llegó, jugó bien, ganó muy rápido y sigue jugando bien.

Seve y Nicklaus, en el Masters de 1981.
Seve y Nicklaus, en el Masters de 1981. GETTY

P. Volviendo atrás en el tiempo, ¿qué recuerda de Seve Ballesteros?

R. Seve era fantástico. Le vi jugar por primera vez cuando tenía 19 años, cuando terminó segundo en el Open Británico [1976]. Era un jugador al que era emocionante ver jugar. Y nunca cambió.

P. Palmer, Player y usted hicieron del golf un deporte mundial. ¿Qué añora de aquella época?

R. Fue una época fantástica. Los tres éramos buenos jugadores. Todos queríamos ganarnos uno al otro. A todos nos encantaba competir entre nosotros. Y era bueno para el golf que hubiese más de una persona que fuese el número uno. Más o menos como hoy en día.

P. Usted dominaba todos los aspectos del juego, el técnico y también el mental. ¿Qué es lo más importante en el golf?

R. Creo que la personalidad. El aspecto mental no es el más importante. Si no tienes talento, da igual lo listo que seas. Has de tener una combinación de inteligencia y de capacidad atlética, un buen swing y una buena percepción de lo que sucede en el campo.

P. ¿De dónde procedía su motivación para competir?

R. Solía practicar todos los deportes. Por aquel entonces era un buen deportista. Competía. Me encantaba la competición. Me encantaba competir contra alguien en un campo de golf o en cualquier deporte contra quien fuera. Me lo pasaba bien. El golf era divertido, probablemente más divertido porque lo podía hacer día y noche. Disfrutaba mucho en el campo de golf y con Jack Nicklaus, conmigo mismo, que era contra quien competía. Soy el único que puedo controlar. Disfrutaba mucho con ello.

P. Usted fue un devorador de grandes. Ganó seis Masters, cuatro US Open, tres Open Británicos y cinco Campeonatos de la PGA. ¿Cuál era su grande favorito?

R. El que ganaba cada vez.

P. Cuando hoy juega, ¿sigue sintiendo lo mismo o algo parecido a cuando jugaba antes?

R. Mucha gente piensa que yo soy una leyenda. Y la verdad, cuando juego pienso en mi interior que soy una leyenda. Intento lograr algo, un objetivo, y suelo conseguir dos tercios de lo que quiero.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.