Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dzeko, un mazo contra un muro

El delantero bosnio, al borde de ser traspasado al Chelsea en invierno, recupera su mejor forma antes de enfrentarse al Shakhtar Donetsk, donde la Roma deberá dar la vuelta al 2-1 de la ida (20.45, beIN Sports)

Dzeko, antes del partido ante el Nápoles.
Dzeko, antes del partido ante el Nápoles. REUTERS

Si algo garantiza Edin Dzeko (Sarajevo, Bosnia, 31 años) son goles. Desde que debutase en el modesto Zeljeznicar en 2003, no ha parado de colocar el balón junto a la red, y hay pocas cosas más reconfortantes que decir sobre un delantero. Básicamente se ha acostumbrado a hacerlo con cualquier camiseta, de tal forma que con 52 dianas es el máximo anotador de su país, a un tris de doblar a Vedad Ibisevic (28), su único perseguidor. Pero su bagaje de killer no es solo como internacional, pues a largo de sus 15 años de trayectoria suma 231 tantos en 493 partidos, 65 de ellos con la camiseta de la Roma, a la que llegó en julio de 2016. Pero al nueve bosnio le exigen más. En realidad se lo han exigido en todas partes y no siempre ha reaccionado bien. Pues este delantero de 193 centímetros tiene planta y carácter fiero y no le suele gustar que le cuestionen.

"Es cierto que desde el Chelsea preguntaron por él este invierno, pero la oferta que nos trasladaron no era aceptable. La Roma escucha ofertas por Edin como por cualquiera de sus jugadores", aseguró Monchi, responsable de la secretaría técnica. Los rumores acerca de su salida no debieron gustar al jugador, que se rebeló con dos goles en la importantísima victoria ante el Nápoles, donde exhibió todo su repertorio ofensivo. "Nunca he visto un jugador tan estructurado y tan técnico, es similar a Ibrahimovic. Me dio las respuestas que le pedí, entendió que debe hacer algo más para el grupo", le piropeó, quizás excesivamente, Di Francesco tras el encuentro.

La relación entre el jugador y el ahora entrenador de la Roma es cordial, algo que no ocurrió con su antecesor en el cargo. "Mi visión sobre él es simple: con sus miradas y comportamiento deberá rogarme para volver a ponerse la camiseta de la Roma", le abroncó enfurecido Luciano Spalletti tras un partido en la temporada 2015-2016. Lo cierto es que volvió a ponérsela y su equipo concluyó aquel curso en tercer lugar.

A pesar de que sus números no denotan una mala trayectoria en Inglaterra (72 goles en 189 partidos), su paso por el Manchester City desinfló ligeramente la proyección de un futbolista por el que los citizen habían desembolsado 37 millones de euros al Wolfsburgo (85 goles en 142 encuentros). "¿Que no corro? ¿Que no doy lo mejor de mí? ¡Venga! Eso es mentira. Puedo garantizar que nadie en las gradas o frente al televisor quiere que ganemos más que yo. No me importa contra quién juguemos o en qué competición, solo quiero marcar un gol o que mi equipo marque y ganemos el partido", aseguró en una entrevista para el diario británico The Guardian, tratando de deshacer la imagen de tipo frío que se le atribuyó especialmente en la Premier.

Dzeko marca el 2-2 de volea ante el Chelsea en Stamford Bridge durante la fase de grupos.
Dzeko marca el 2-2 de volea ante el Chelsea en Stamford Bridge durante la fase de grupos. getty

Frío no demostró ser cuando en un partido entre Bosnia y Grecia durante la fase de clasificación para el Mundial de Rusia 2018 se enzarzó con Manolas, compañero en la Roma, con el que intercambió algún que otro golpe. La circunstancia encendió a sus compañeros que se las tuvieron mucho más tiesas dando pie a una batalla lamentable. En aquel partido Dzeko también protagonizó otra escena similar al bajarle los pantalones al central Papastathopoulos mientras este le tenía bloqueado sobre el césped.

Este martes ante el Shakhtar Donetsk (que se impuso por 2-1 en la ida) tendrá la oportunidad de seguir ampliando sus números en Champions, donde tan solo registra 12 goles hasta el momento. Y puede que solo así Monchi haga una excepción y deje de considerarle transferible en la siguiente ventana de fichajes.