Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Simon Yates destrona a Luis León Sánchez en la etapa reina de la París-Niza

Victoria de etapa y liderato para el ciclista británico del Mitchelton-Schott, acompañado en el podio por los hermanos Izagirre

Simon Yates celebra su victoria en la meta de la etapa reina de la París-Niza.
Simon Yates celebra su victoria en la meta de la etapa reina de la París-Niza. AFP

Quizás Simón Yates haya pensado que iba a sentenciar la Paris-Niza, la primera gran ronda del año, mientras cruzaba en solitario con los brazos en alto la meta de la etapa reina de la carrera francesa, el penúltimo tramo antes del recuperado final este domingo en el lastimado Paseo de los Ingleses. Hasta se le escuchó soltar algunos gritos de alivio, en inglés por supuesto. La euforia de la victoria le tuvo que durar poco tiempo. Precisamente, el tiempo que tardó en ponerse a mirar la clasificación general. Ahí vio que dos corredores españoles, dos hermanos y dos compañeros del mismo equipo, Jon y Gorka Izagirre, del Bahréin-Mérida, se colocaban en el segundo y en el tercer puesto sin decir palabras. Qué rabia…

El triunfo del corredor británico podría haber sido mayor sin la sutil resistencia en la sombra de los dos ciclistas vascos en las interminables rampas de la subida final al alto de Saint-Martin, camino a la estación de esquí de La Colmiane que culmina a 1.600 metros de altitud. Cuando Simon Yates decidió lanzarse al ataque, a falta de cuatro kilómetros para la meta, inmediatamente tuvo a uno de los hermanos Izagirre a su rueda, en este caso a Jon, el menor, quizás el más fuerte. Mientras, en el grupo de atrás, Gorka controlaba las distancias liderando el ritmo de los favoritos. Solo un arreón final a falta de un kilómetro y medio permitió al ciclista del Mitchelton-Scott descolgarse al expupilo de Eusebio Unzué en el Movistar. ¿Un trampantojo? Es posible.

Jon Izagirre cruzó la meta ocho segundos después del británico, casi nada, y Gorka llegó cinco segundos más tarde. Con el juego de las bonificaciones en la meta, Jon ocupa ahora el segundo puesto de la general de la denominada Carrera del Sol con 11 segundos de desventaja, mientras Gorka se sube al tercer escalón con tan solo 12 segundos que remontarle al nuevo maillot amarillo.

El gran damnificado de la etapa reina, dibujada en medio del parque nacional del Mercantour, conocido por ser el lugar donde el lobo fue reintroducido en Francia en 1992, fue Luis León Sánchez, uno de los mejores cazadores españoles de la última década. El ciclista murciano, que llevaba el maillot amarillo de líder desde el pasado miércoles tras meterse en la buena escapada de la tercera etapa, entregó los armas nada más iniciarse la subida final, harto del frío y de la niebla que azotaban el sur de Francia. El estupendo trabajo de su compañero del Astana Omar Fraile en cabeza de pelotón durante buena parte de la jornada fue en vano. Su desfallecimiento coincidió, de manera un poco curiosa, con el error garrafal de su hermano, el futbolista Pedro León, en el estadio de Ipurua frente al Real Madrid, cuando éste dio la victoria a los blancos al perder la pelota que terminó en el segundo gol de Cristiano Ronaldo. Un mal día para los hermanos León Sánchez. Pero no un mal día para todos los hermanos…

Más información