Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

David Ginola: “Ganar la Champions con el PSG debe ser el próximo objetivo de Zidane”

El exdelantero del PSG analiza la baja de Neymar y recuerda que pudo fichar por el Barça

Ginola disputando la Champions en 1994.
Ginola disputando la Champions en 1994. Getty

Pocos futbolistas como David Ginola (Gassin, Francia; 1967) encarnan mejor el medio siglo de historia del PSG. Símbolo de los sueños de grandeza del club, vivió su día de gloria el 18 de marzo de 1993, hace 25 años, cuando el PSG que lideraba con George Weah tumbó al Madrid de Butragueño, Míchel y Zamorano en la caldera del Parque de los Príncipes (4-1, tras el 3-1 de la ida) en los cuartos de la UEFA. “Aquella noche demostramos que éramos grandes”, recuerda Ginola. Este martes espera otra remontada, aunque teme a Cristiano Ronaldo, a quien en diciembre entregó en persona su quinto Balón de Oro.

Pregunta. ¿Cómo se explica aquella remontada?

Respuesta. Antes del partido, había una fuerza increíble en el vestuario. Confiábamos mucho en nosotros. Sabíamos que podíamos ganar a cualquier equipo. Jugábamos cada vez mejor en cada partido. Estábamos completando una temporada excepcional y eso que en el equipo habían llegado muchos nuevos jugadores como George Weah, Ricardo, Valdo… Demostramos nuestra calidad, pero también nuestra constancia para conseguir buenos resultados. Estábamos muy fuertes a nivel psicológico y sabíamos que podíamos revertir cualquier resultado contrario, aunque el 3-1 del Bernabéu en la ida nos lo puso difícil.

P. ¿Fue el mejor momento de su carrera?

R. Sin duda. Fue la mayor emoción deportiva de mi vida. Era una misión casi imposible. El Madrid tenía un equipazo, con Butragueño, Míchel, Sanchis, Zamorano, Buyo, Luis Enrique… En el Bernabéu anoté el primer gol de cabeza, pero luego nos pasaron por encima con tres goles. El Madrid era superior. Sin embargo, me acuerdo que algunos jugadores blancos desconocían nuestra calidad. Después de la ida, Míchel me apretó la mano y me dijo: “¡Impresionante! No me esperaba enfrentarme con excelentes futbolistas franceses.” Me quedé sorprendido, por un lado, y con ganas de demostrarle más nuestro valor en la vuelta. (…) El Madrid tenía la experiencia, la madurez. Sabía gestionar estos momentos, sí. Pero un 2-0 nos valía para clasificarnos. Así que decidimos tomar el control del partido desde el primer minuto. Les hicimos la vida imposible hasta el final. Nada nos podía detener.

P. ¿Tampoco dudó cuando Zamorano hizo el 3-1 en el minuto 93?

R. Con el tercero de Valdo en el minuto 87, pensábamos que la eliminatoria estaba finiquitada. Pero esto es fútbol, no hay nada escrito hasta el final. Por eso me gusta tanto ese puto deporte, con perdón. El ascensor emocional fue tremendo, imposible, inimaginable. En vez de esperar la prórroga, seguimos adelante con nuestro plan. El árbitro pita una falta sobre mí y Kombouaré pone el 4-1 de cabeza en el minuto 97. Ese desenlace resume todo del PSG de aquella época. No hay nada mejor que ganar contra los mejores equipos.

Cruyff me dijo que era su prioridad, pero antes tendrían que haber salido Stoichkov y Hagi

P. Después de aquella eliminatoria, la prensa le llamó El Magnífico. El Madrid y el Barça le querían fichar, pero nunca llegó a cruzar los Pirineos. ¿Se arrepiente?

R. Es una pena, sí. Estuve a punto de fichar por el Barça en el verano del 1995. Me entrevisté con Johan Cruyff en Barcelona. Me dijo que contaba conmigo, que era su prioridad para la siguiente temporada, pero que tenían antes que salir Stoichkov y Hagi. La ley Bosman no existía todavía. El mercado estaba mucho más controlado. No podían jugar muchos extranjeros en el mismo equipo como ahora. Al final, nunca se marcharon y me quedé muy decepcionado. Era uno de mis sueños jugar en la Liga.

P. ¿Puede ahora remontar el PSG sin Neymar?

R. Creo que, incluso sin él, este equipo tiene sus opciones. Neymar es un inmenso jugador, pero Cavani, Mbappé y Di María son excepcionales. Hay mucho talento. Están exactamente en la misma situación que nosotros. No hay nada imposible. El PSG lo puede volver a hacer. Nosotros enseñamos el camino. Antes del partido, nos reunimos todos en la habitación de Bernard Lama [el portero] y hablamos cara a cara. Es la única duda que tengo. No sé si hay una fuerza colectiva descomunal dentro del equipo, si serán capaces de superarse como grupo, no solo como futbolistas.

P. Si el PSG fracasa, ¿la culpa es de Emery?

R. No tendrá excusas. Los dueños cataríes le han puesto todos los recursos imaginables a su alcance para que triunfe. Han fichado a Neymar y a Mbappé, reformaron las instalaciones deportivas, tiene a mucho personal trabajando con él… Si con todo eso no lo consigue, tendrá que dejar su sitio. Veo muy bien a Zidane para sustituirle. Es ideal para entrenar al PSG. Ganar la Champions con el PSG ha de ser su próximo objetivo. Luego tendrá tiempo de entrenar a la selección francesa.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información