Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Valverde: “No le digo a Leo cómo tirar las faltas”

El técnico del Barça confiesa que ha pasado del temor como rival al placer como entrenador ante los disparos de libre directo de Messi, que suma el tanto 600 de su carrera como profesional

Valverde, durante el partido ante el Atlético. Ampliar foto
Valverde, durante el partido ante el Atlético. REUTERS

Corría el minuto 23 de la segunda parte, cuando, tras un saque de esquina del Barça, los muchachos de Simeone arrancaron a toda pastilla rumbo a la portería de Ter Stegen. Rienda suelta para los delanteros rojiblancos, retroceso express para los defensas azulgrana. Eso sí, contaban con una ayuda extra: Lionel Messi. El 10 salió escopeteado para frenar el contragolpe del Atléti, hasta se tiró al suelo para intentar frenar (sin éxito, en cualquier caso) a Diego Costa. No era un partido cualquiera para el Barcelona, mucho menos para Messi. Con un ojo en Rusia, el delantero necesita cerrar lo antes posible la Liga. Y para eso había que superar al Atlético. Lo hizo. Corrió como nunca —recuperó seis balones—, marcó como siempre.

Quejas de calendario

Llegó con la gasolina justa el Barcelona al duelo ante el Atlético. Tres partidos en ocho días, con un viaje a Gran Canaria en el medio. “Las cargas de minutos la tienen todos los equipos”, se arrancó, con calma, Busquets. Pero en seguida se encendió: “Quizá nos hubiera ido mejor jugar el miércoles en Las Palmas, que es el viaje más largo de la Liga. Se nota cuando duermes y descansas poco. No es una excusa. Ahora que hemos ganado lo puedo decir. Si queremos tener la mejor Liga del mundo, pues que se hagan las cosas mejor”. Fue especialmente dura la excursión a Gran Canaria. El vuelo de regreso salió con retraso y sufrió turbulencias. Además, algunos de los jugadores no llegaron a sus casas hasta las cinco de la mañana del viernes. “Nos quejamos porqué fueron dos partidos de la misma competición. Hoy, el tiempo jugaba en nuestra contra”, apuntó Valverde. Sergi Roberto se sumó: “Veníamos de un partido muy duro con Las Palmas en el que corrimos mucho. Luego el viaje y hoy jugamos a las cuatro… No tuvimos muchas horas para descansar”.

Con o sin descanso, a Messi le da igual. Sobre todo si tiene que sumar algún registro más a su Guiness personal. ¿La nueva marca? El rosarino firmó su tercer gol consecutivo de falta directa. Todos distintos: contra el Girona, por abajo de la barrera; ante Las Palmas, al poste del portero; ayer, por arriba de la barrera, incluso por arriba de los dos jugadores que saltaron en la barrera. “¿Si Leo practica las faltas?”, dijo Valverde. “Practica siempre. Y las mete siempre. De verdad, no le digo a Leo cómo tiene que tirar las faltas. Eso te lo garantizo”. Después de sufrirlo durante años, hoy el Txingurri disfruta del rosarino. “Cuando estaba en el equipo contrario siempre pensaba que Messi me iba a marcar ese gol de falta. El temor es más fuerte como rival. Cuando está en tu equipo, tienes la esperanza. Es un placer, una maravilla”, agregó.

Fue el gol número 39 de Messi de falta directa, el sexto de esta temporada porque hizo cinco en Liga y otro en la Champions, ante el Olympiacos, también el 600 como profesional (539 con la camiseta azulgrana, 61 con la Albiceleste). “Este equipo da garantías en los partidos importantes. Y sabía que iba a responder ante el Atlético también. Después, claro, dependes de una genialidad de Messi o de otro. Leo es único”, expuso Valverde.

A falta de 11 jornadas para el cierre de la Liga, el Barça se aleja a ocho puntos del Atlético. “Hemos dado un paso, pero ya veremos lo que depara el futuro. Tranquilidad. Queda mucho”, remató el técnico. El Barça encamina La Liga, una alegría para Valverde, un alivio para Messi.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información