Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La mejor versión de Messi

A Valverde le ocupa encontrar a los socios más oportunos para dar vuelo al 10 después de su exhibición ante el Girona

Messi controla el balón ante el Girona. Ampliar foto
Messi controla el balón ante el Girona. NurPhoto via Getty Images

Messi pasó en cuatro días de la jaula de Stamford Bridge a la pradera del Camp Nou. Únicamente pudo escapar una vez de la marca colectiva dispuesta por Conte, suficiente para que anotara el gol del empate contra el Chelsea después que Valverde desplegara a su equipo a partir del 4-4-2, matizado después con Aleix Vidal. Las prestaciones del 10 se multiplicaron contra el Girona porque marcó dos tantos, uno de falta directa por debajo de la barrera, y participó en dos más de la goleada (6-1).

A diferencia de Londres, el rosarino dispuso de mucho espacio para maniobrar como un volante y un enganche y dispuso de más acompañantes en ataque que el habitual del Luis Suárez. Dembélé por el costado derecho y Cotinho por la banda izquierda acompañaron al delantero argentino del Barcelona. Messi protagonizó una de sus mejores actuaciones después que Pablo Machín, el entrenador del Girona, le hubiera anulado con Maffeo en el partido de Montilivi, circunstancia que tampoco evitó entonces la victoria azulgrana por 0-3.

“No te preocupes, yo también he sido rival y he venido aquí y sé lo qué es. Coge el balón Messi y no sabes ni qué hacer”, le dijo Valverde a Machín en la sala de prensa del Camp Nou. El 10 aumentó su repertorio después de disponer de una mayor perspectiva y campo para atacar al Girona. El técnico azulgrana alineó por primera vez a los cuatro delanteros —Messi, Luis Suárez, Coutinho y Dembélé— y los mecanismos del equipo variaron respecto a partidos anteriores, sobre todo los puntas se asociaban con los laterales —Messi-Jordi Alba y Sergi Roberto-Luis Suárez— o el argentino se juntaba con Paulinho.

Aunque en los partidos como local el Barça forma a veces con un tercer delantero mientras que en cancha contraria opta a menudo por un cuarto centrocampista, Valverde difícilmente repetirá el domingo contra el Atlético el once del sábado ante el Girona. Iniesta es el máximo candidato a ocupar una plaza en detrimento seguramente de Dembélé pese a que el francés fue titular en su día contra la Juve. No hay que descartar tampoco la entrada de Paulinho. La prioridad de Valverde es no invadir la zona de influencia de Messi para que se vea su mejor versión ante el Atlético.

Antes, al Barça le aguarda el partido del jueves en el Estadio de Gran Canaria. El técnico preveía no contar con Luis Suárez por sanción y estudiaba dar descanso a Messi. El uruguayo, sin embargo, no logró que el árbitro le amonestara el sábado y está a una tarjeta de la suspensión, motivo que le podría llevar a no viajar a Las Palmas. Queda la duda de Messi. El fichaje de Coutinho, mitad delantero y mitad volante, y la recuperación de Dembélé aumentan en cualquier caso los recursos de Valverde.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información