Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Francia se consuela con evitar la ‘Cuchara de madera’

El ‘XV de Gallo’ emplea su versión más física ante Italia y logra en Marsella su primer triunfo del torneo (34-17)

torneo seis naciones rugby
Bastareaud logra un ensayo para Francia. AFP

Cuando Francia decidió llevar al Vélodrome el espectáculo del Seis Naciones no pensaba en una noche anodina. En el primer encuentro del torneo que la selección gala no jugaba en la capital, Marsella presenció un triunfo balsámico y una regresión de estilo. Tras dos derrotas, el fin justificó los medios y el XV del Gallo evitó la Cuchara de madera a la que oposita Italia como único equipo que no conoce la victoria. Los azzurri vieron cómo el seleccionador con el que firmaron su mejor año en 2013 les propinaba su 15ª derrota seguida en el torneo, un récord que esconde sus avances.

Jacques Brunel mandó a casa a los ochos jugadores franceses que protagonizaron la salida nocturna en Edimburgo por “no respetar su estatus de jugadores internacionales”. Cinco de ellos fueron interrogados en el aeropuerto por una denuncia de agresión sexual pero la policía escocesa no presentó cargos y el avión pudo despegar. La prensa francesa ha señalado a Teddy Thomas como figura prominente en aquella noche y el único ensayador de Francia en el torneo fue también multado por su club. Entre los castigados están promesas como el zaguero Geoffrey Palis o el apertura Anthony Belleau.

Francia se olvidó del champagne y limitó daños. El planteamiento galo era de una dureza máxima, gloria al músculo. Volvía el tráiler Mathieu Bastareaud, un delantero jugando de centro. El 13 se cae de la convocatoria cuando empieza una nueva etapa y toca soñar con tiempos mejores, pero sus constantes regresos ilustran el estancamiento del rugby francés. Y su vuelta, tras tres semanas de sanción por insultos homófobos, no fue decorosa.

Los locales ganaban metros con su esforzada delantera, las embestidas de Bastareaud y alguna internada talentosa del ala Remy Grosso. El problema venía al finalizar, debilidad presente desde el primer golpe de castigo que los locales mandaron a touch en lugar de tirar a palos. Ahí llegó el ensayo tempranero, con un poderoso maul que culminó otra cara nueva, el segunda Paul Gabrillagues. Los franceses repitieron sin éxito la fórmula y se fueron varias veces sin puntos de la última guarnición italiana, bien por falta de lucidez o por exceso de fuerza.

Italia arrancó con una brillante marca de delantera, pero pagó la factura física. El maul italiano se erigió en 22 rival y avanzó irreductible más de diez metros hacia el ensayo –de castigo– que les puso por delante. Resistieron con entereza el dominio territorial hasta que Francia se hartó de buscar el ensayo en balde y canjeó un par de golpes de castigo para irse por delante al descanso (11-7).

Los azzurri necesitaban abrir el partido para su talentosa trasera, pero Francia no hizo concesiones. Les bastó a los locales con esgrimir sus virtudes defensivas para entorpecer los ataques italianos y hacerse con un cómodo colchón. A la hora de juego, Bastareaud hizo inútil el intento de placaje de dos rivales para asistir Grosso y romper la última cortina italiana. El ala asistió en la banda al zaguero Hugo Bonneval –otro relevo de los castigados– para que posara a placer.

Incluso con 14 puntos de ventaja, Francia tiraba a palos en lugar de buscar el punto bonus de los cuatro ensayos. Aun así anotaría Bastareaud, justo premio a un partido echo a su medida. Con el golden boy– el apertura Matthieu Jalibert– lesionado y el pichichi Teddy Thomas castigado, evitar la primera victoria de Italia en tierras galas en un Seis Naciones fue consuelo suficiente.

La tercera jornada continua este sábado con dos partidos: Irlanda-Gales (15.15 horas) y Escocia-Inglaterra (17.45 horas).

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información