Semedo

Semedo, el jugador del Villarreal, detenido por atar, golpear y retener a un hombre para robarle

El futbolista fue detenido en noviembre acusado de amenazas y maltrato en Valencia

Semedo durante un partido con el Villarreal por la Liga.
Semedo durante un partido con el Villarreal por la Liga.Juan Manuel Serrano Arce / Getty

El pasado verano, el Villarreal, tras la marcha de Mateo Musacchio al Milan a cambio de 18 millones de euros, creyó encontrar en Ruben Semedo al sustituto del argentino, un prometedor defensa de 23 años y grandes condiciones físicas, un nuevo Eric Bailly, el central marfileño traspasado un año antes al Manchester United por 38 millones de euros.

Más información

Seis meses después, Semedo, por el que el Villarreal pagó 14 millones al Sporting de Portugal, apenas ha podido ser útil para el Villarreal por sus reiteradas dolencias físicas que le han dejado prácticamente inédito en lo que se lleva transcurrido de temporada, convaleciente desde mitad de diciembre de una operación en el recto anterior de su pierna derecha que, sin embargo, no le han impedido tener un comportamiento disoluto y violento en su vida privada.

Los titulares que acapara el defensor portugués vienen en las páginas de sucesos debido a sus reincidentes episodios delictivos. Semedo fue conducido a las dependencias de la Guardia Civil de Valencia tras ser detenido en su domicilio en la madrugada del martes por delitos de lesiones y retención ilegal, sumadas a las de robo, según ha desvelado el diario valenciano, Las Provincias, noticia confirmada por fuentes de la benemérita de Valencia. El jugador del Villarreal ha estado retenido en los calabozos de la Guardia Civil a la espera de pasar a disposición judicial y pendiente de posible condena.

Una vez conocidos los hechos, el Villarreal, que ha mostrado "su máxima preocupación al respecto", ha abierto un expediente al jugador: El club se asegurará de tomar las medidas disciplinarias oportunas con el máximo rigor y contundencia en base a la gravedad de los hechos".

El pasado 12 de febrero, se personó en la comisaría de la Policía Nacional de Valencia el presunto agredido por Semedo y sus acompañantes, denunciando el asaltado que fue atado, golpeado y retenido por el futbolista del Villarreal y dos acólitos en el chalé que el jugador portugués tiene alquilado en una urbanización de Bétera, localidad cercana a la capital del Turia. Después de inmovilizarlo y encerrarle en una habitación, los agresores le quitaron las llaves de su vivienda de Valencia y dos de ellos usurparon su domicilio con la intención de robar dinero o agenciarse con algo que podría implicarles en algún delito. El denunciante fue amenazado con una pistola con la que efectuaron dos disparos intimidatorios sin consecuencias físicas. El asaltado sufrió magulladuras en la retención y una lesión en uno de sus tobillos. La víctima identificó a Semedo y a un familiar directo de este como los presuntos agresores.

La ficha policial de Semedo tuvo su apertura el pasado mes de diciembre, detenido por primera vez tras un altercado en una discoteca de Valencia el 19 de noviembre. El futbolista portugués, supuestamente, encañonó con una pistola a un empleado del local de ocio con el que previamente había discutido, conminado por el trabajador de la discoteca a que Semedo abandonara el local. Los hechos ocurrieron a las 8.30 de la mañana en las proximidades de la discoteca en la que el defensa del Villarreal esperó en su vehículo a la víctima y la asaltó con actitud agresiva y amenazándole con el arma de que volvería a por él en caso de denunciarle. Por tales graves hechos, la fiscalía pide dos años de cárcel para el jugador internacional sub-21 por Portugal.

La primera detención de Semedo no fue el primer acto delictivo del jugador desde su llegada a España. El 29 de octubre pasado, de nuevo a la salida de una discoteca valenciana, Semedo, a las seis de la mañana, tuvo una acalorada discusión con un joven en la que mediaron los amigos de ambos para que la situación no pasara a mayores. Para Semedo, un tallo de más de 1,90 centímetros de altura, la cosa no iba a quedarse ahí, agrediendo posteriormente al joven con una botella de cristal.

En los dos primeros casos el Villarreal se acogió a la presunción de inocencia de Semedo para no hacer ningún juicio de valor al respecto. Tras la nueva detención, el club castellonense tan solo ha dado la oficialidad a la ausencia del jugador en el entrenamiento matutino, a dos días del enfrentamiento del jueves en La Cerámica ante el Lyon en los dieciseisavos de la Europa League con la necesidad de remontar el 3-1 de la ida. La rueda de prensa programada para este martes ha quedado suspendida. Las cuestiones deportivas quedan en segundo plano por el nuevo acto delictuoso de Semedo. El peor negocio del Villarreal.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50