Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Queralt Castellet pasa a la final de ‘halfpipe’ y luchará por medalla

La rider catalana de snowboard, de 28 años, logra la quinta mejor puntuación y aspira al primer podio olímpico para España desde 1992

Castellet ejecuta un salto durante la la clasificación de halfpipe. Ver fotogalería
Castellet ejecuta un salto durante la la clasificación de halfpipe. REUTERS

A la primera y con mucha seguridad. Queralt Castellet se ha clasificado para la final de halfpipe con la quinta mejor puntuación, de 24 participantes. La rider catalana está, por tanto, algo más cerca de acabar con los 26 años que lleva España sin un podio olímpico en los Juegos de invierno, algo que podría lograr la madrugada del lunes al martes (02.00, DMax). "Sí, sigo pensando en medalla. La final será otro mundo", aseguró tras concluir la eliminatoria, según recoge AFP.

La participación de Castellet en Pyeongchang es la primera opción real de medalla para una delegación española que tiene en el snowboard su mejor baza. En su caso lo hace en una disciplina, el halfpipe, procedente del skateboard, en la que seis jueces valoran los trucos ejecutados durante una ronda en un medio-tubo, una estructura en forma de u.

En una primera ronda sin fallos ni demasiados riesgos, Castellet ejecutó de forma limpia todos sus movimientos con una media de altura de 2,6 metros, incluido un backside 9, un truco que aún no había hecho esta temporada. En la primera tanda, su nombre ya figuraba junto a la quinta mejor puntuación (71,50), a más de 20 puntos de diferencia de la estadounidense Chloe Kim (95,50). "Es buenísima, superbuena", comentó Castellet sobre la líder, "pero aún así, la he ganado en diferentes competiciones y estamos ahí. Una vez estás en la final todo cambia, los trucos cambian y la competición cambia". La española explicó también que el viento le hizo apostar por trucos más seguros. "El viento me afecta mucho porque yo peso 45 kilos. Me afecta, pero con los entrenos sabía dónde fallaba debido al viento y dónde no".

Made it into the finals 👊🏿 I’m coming for ya

Una publicación compartida de Queralt Castellet (@qcastellet) el

Con el trabajo hecho, la subcampeona del mundo en 2015 realizó una segunda ronda que empezó todavía mejor, pero acabó con una caída que le penalizó con una puntuación de apenas 45,50. Su puesto no se movió (solo se tiene en cuenta la mejor nota) y su pase a la final se certificó con solvencia. En la lucha por las medallas la 12 finalistas tendrán tres rondas. "La verdad es que pasé muchos nervios, sobre todo antes de la primera ronda. Planchar esa primera ronda ha sido un gran alivio, aunque era una ronda que tenia mucho riesgo. No me han dado muchos puntos y ahí estoy en quinta posición. En la segunda no me salieron las cosas. Me caí en el último truco aunque iba muy bien", indicó.

La clasificación de Queralt Castellet certifica el buen momento deportivo de una atleta que en los últimos tres años ha vivido un momento emocional muy duro. En 2015, unos meses después de lograr la primera medalla española en un Mundial de snowboard, perdía a su pareja y entrenador, Ben Jolly, quien seis años antes le había convencido para que se quedara con él en Nueva Zelanda. Castellet se alejó cinco meses de la nieve y entonces decidió retomar el camino que había recorrido con Jolly. Lo hizo de la mano de Benny Bright, hermano de la rider Torah Bright, oro en Vancouver y referencia absoluta para Castellet dentro del pipe. Él la convenció para empezar desde cero y justo antes de la cita olímpica, objetivo prioritario para ambos, llegaron los resultados, con su primera victoria en una prueba de la Copa del mundo desde hacía seis años, en Snowmass (Estados Unidos) y un bronce en Laax, Suiza.

 

Más información