Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El renovado Vrsaljko

El Atlético mejora el contrato del croata tras superar su crisis de confianza por la que estuvo a punto de abandonar el club en enero

malaga - atletico
Vrsaljklo trata de zafarse de Lato en el último Atlético-Valencia. REUTERS

En noviembre, Sime Vrsaljko (Croacia, 26 años) era un futbolista atrapado por la desconfianza propia y la que creía percibir del cuerpo técnico del Atlético de Madrid. Sin apenas rastro del lateral veloz y de precisas roscas, perseguido por las lesiones y muy exigido y presionado por la competencia con Juanfran, todo apuntaba a su marcha en el pasado mercado invernal. Apenas un mes y medio después de aquel bajón, el panorama ha cambiado radicalmente para Vrsaljko. El miércoles, el Atlético anunciaba la ampliación de su contrato hasta 2022, con un sensible aumento salarial. También, según informó el diario Marca, se le subió la cláusula de rescisión a 80 millones de euros.

El nuevo Vrsaljko tiene poco que ver con ese futbolista timorato e inseguro del primer tercio del campeonato. Tanto, que en un partido disputado en el Wanda Metropolitano le costó encajar una reprimenda de un compañero. Acostumbrado a una titularidad indiscutible en el Sassuolo italiano y en la selección de Croacia, la discusión aceleró la idea de abandonar el club que manejaba junto a sus agentes. Vrsaljko, temperamental y con la piel fina, defendió que si estaba en el campo era para que le ayudaran, no para que le hundieran sus propios compañeros con broncas que le generaban sobrepresión.

Sus representantes se presentaron en Madrid con una oferta y el interés obstinado del Nápoles por contratarle. Entre medias, Vrsaljko disputó la repesca del Mundial con Croacia. Su actuación en el partido de ida ante Grecia (4-1) marcó un antes y un después en su resurgimiento. Firmó dos asistencias y por primera vez en la temporada asomó el futbolista por el que el Atlético desembolsó 15 millones de euros en el verano de 2016. Con todo, aún mantenía en su cabeza la idea de marcharse y el Nápoles mantenía su insistencia. Clasificada Croacia para el Mundial, Vrsaljko no quería que la suplencia en el Atlético le costara el puesto en su selección. Así se lo expresó al club en una reunión en la que reclamó más protagonismo y más confianza y de la que también salió la oferta de una mejora de sueldo. Simeone nunca le garantizó la titularidad, pero le dejó ver que si transmitía en los entrenamientos que estaba para jugar, jugaría. La crisis en los laterales que vivía Simeone, con Filipe lesionado, forzado a alinear a Lucas en su lugar, y con Juanfran lesionado y buscando su mejor punto de forma, también obligaron al técnico a reforzar su apuesta. Para un entrenador que prefiere que los centrocampistas de banda jueguen más por dentro que por fuera para darle ese espacio a los laterales, su recuperación era vital.

Vrsaljko se ha afianzado con los dañinos centros combados que tanto echaba en falta su técnico. Dos pases suyos se tradujeron en sendas victorias contra el Betis (0-1) y el Alavés (1-0) y otro ayudó a que Diego Costa cerrara el marcado ante el Getafe (2-0). Hoy en Málaga (16.15, beIN LaLiga), Simeone probará si con Filipe recuperado y con Vrsaljko más entonado le funciona la fórmula que más encaja en su libreto. La banda para los laterales y los pasillos interiores para Vitolo y Koke.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información