Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El español Lance Henderson logra un resultado de Gran Maestro a los 14 años

El jugador marbellí completó el título de Maestro Internacional hace solo dos meses en Londres

Lance Henderson Ampliar foto
Lance Henderson jugando en el Tradewise Gibraltar Chess 2018.

Ni él mismo esperaba lograrlo tan rápido, pero ya lo tiene. Lance Henderson, de 14 años, hijo de española y estadounidense, logró ayer en Gibraltar su primer resultado (o norma) de Gran Maestro (la categoría más alta en ajedrez) apenas dos meses después de completar el título de Maestro Internacional en el torneo de Londres. Esa rara precocidad lo convierte en la mayor esperanza del ajedrez español.

“No estaba ansioso porque no me había planteado la norma como un objetivo inmediato, pero sí un poco nervioso porque sabía que un empate hoy me bastaba”, admitió el bilingüe Henderson en perfecto inglés en la sala de prensa del torneo Tradewise Gibraltar, el mejor abierto del mundo, tras hacer tablas con el indio Srinath Narayanán, en teoría superior a él. Pero esto último ya no sorprende porque siete de los nueve rivales del marbellí (que empezó el torneo con 2.429 puntos Elo) hasta hoy también lo eran: ha ganado al alemán Huschenbeth (2.587), el húngaro Papp (2.607) y el israelí Huzman (2.561), así como a la mexicana Ávila (2014) en la 2ª ronda; y ha hecho tablas con el ruso Tregúbov (2.575) y el húngaro Rapport (2.700), además de Narayanán (2.573) y el también indio Dev (1.977) en la jornada inicial; sólo ha perdido con otro ruso, Dúbov (2.694).

Henderson, que en la última ronda se enfrenta hoy a la china Wenjun Ju (2.572), 2ª del mundo en la lista femenina, con el objetivo de redondear una clasificación muy brillante, está satisfecho de su juego, con algún matiz: “Es verdad que tuve un poco de suerte para salvar la partida contra Rapport, pero en general creo que he jugado bien, como otras veces en este torneo. Verme rodeado de tantos grandes maestros me inspira para jugar bien en Gibraltar”.

Entrenado por Ernesto Fernández, el prometedor malagueño destaca por una comprensión estratégica impropia de su edad y por un sólido sistema nervioso. Brillante en sus estudios, cursa 3º de ESO, y logró un permiso especial para jugar en Gibraltar a cambio de traerse los deberes y hacerlos durante el torneo, lo que le ha impedido dedicar tiempo a practicar el fútbol y la natación, sus dos deportes preferidos, durante estos diez días. En principio, su próxima competición debería ser el Europeo Individual en Batumi (Georgia) del 16 al 29 de marzo, pero también está tentado por el Abierto de Reikiavik (Islandia) un poco antes, y por una invitación para un torneo en Noruega.

Aunque completar el título de Gran Maestro a lo largo de este año lo reafirmaría como un serio aspirante a llegar a la élite mundial, Lance no tiene prisa: “Aún no sé a qué dedicaré mi vida, si seré ajedrecista profesional o no. Y tampoco me marco objetivos deportivos concretos. El único que me planteo es jugar bien”.

Más información