Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zidane: “Hicimos lo contrario de lo que había que hacer”

El técnico del Madrid lamenta que su equipo no sepa hacerle daño al rival y habla de falta de confianza y de regularidad

Zidane, en el banquillo de Balaídos durante el Celta-Madrid. VIDEO: ATLAS

Unas lonas negras cubren por fuera parte de las gradas de Balaídos. Hay vallas, cintas rojas. Si uno pasa por delante del estadio del Celta a mediodía puede pensar perfectamente que está cerrado por obras. “Ufff, un par de años tardarán en arreglar la grada. Alguna que otra reforma más necesitaría el campo…”, dice un taxista del equipo vigués que espera terminar pronto su jornada laboral para llegar a tiempo al partido. En obras parece estar también el Madrid, desde hace meses.

No hay partido que consiga jugar con tranquilidad. No hay rival que no le cree ocasiones de gol y le meta en apuros. No hay encuentro en el que, si empieza controlando, sepa rematar. Hay muchos jugadores que están por debajo del nivel mostrado la temporada pasada y en el mes de agosto. El equipo blanco se ha dejado ya 19 puntos en este campeonato sin que haya terminado todavía la primera vuelta; son dos más ya que los que se dejó en todo el anterior.

Contra el Barça dominó el Madrid en la primera parte y se desplomó en la segunda. Contra el Celta empezó presionado muy arriba, consiguió darle la vuelta al marcador en tres minutos con un doblete de Bale, aguantó el resultado con un penalti parado por Keylor Navas, pero perdió el control de la pelota cuando no se había cumplido la hora de partido. Empezó a jugar con prisas en vez de mantener la posesión. Y el Celta le terminó castigando. Empató el encuentro en el minuto 81. Los dos puntos —dos más— perdidos en Vigo dejan a los chicos de Zidane a 16 puntos del Barça. Si con 14 pelear el campeonato ya parecía una quimera, la liga se antoja ahora una travesía en el desierto para el conjunto blanco que tiene en el horizonte a una máquina de hacer goles como el PSG en los octavos de Champions.

Zidane apareció pasadas las 23.15 por la sala de prensa de Balaídos. Salió incluso después del técnico local, algo que nunca pasa en los partidos fuera de casa. En el vestuario recibió la visita de Florentino Pérez. “Sólo vino a animar al equipo, nada más”, respondió el técnico cuando le preguntaron por la charla con el presidente. Zidane, que en la víspera del partido apeló al ADN del club a ese que siempre hace que el equipo responde en los momentos importantes y dijo que lo que quería era sus chicos se mostraran fuertes en los momentos en los que hay que estar a la altura, se encontró con un grupo que ya no sabe responder y que sólo aguanta 45 minutos. El equipo que el año pasado jugaba de memoria, ahora parece vivir en el desorden.

“Nos ha faltado jugar 90 minutos”, dijo el técnico. ¿De qué depende? “Hay que analizar con profundidad el partido, hacemos muchos errores, tenemos muchas pérdidas de balón. La salida de balón hoy ha sido un problema. Si tú ves que el rival está un poco peor, hay que insistir para hacerle daño y nosotros hicimos exactamente lo contrario. Hay que evitar errores y jugar con regularidad”, analizó Zidane que habló del segundo gol del Celta como “una sucesión de errores” de sus jugadores. Pide Zidane más regularidad. Cuando le preguntaron a que se debe el hecho de que no la tenga, lo achacó a un problema de confianza. “Últimamente no tenemos confianza en nuestras posibilidades”, aseguró.

¿Un equipo que debería jugar de memoria por qué no tiene confianza? “El fútbol no es siempre como tú lo piensas, hay dificultades y salir de ellas a veces es un problema. Hay cosas que no son habituales en nosotros, sobre todo con el balón, lo perdemos y es inexplicable”, respondió el francés.