Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Kepa y el enredo en la portería del Real Madrid

Las negociaciones del club blanco para fichar al portero del Athletic, a quien puede incorporar ahora o en junio, suponen el último cambio bajo palos desde la salida de Casillas

Kepa, en el entrenamiento del Athletic de este martes. Ampliar foto
Kepa, en el entrenamiento del Athletic de este martes. DIARIO AS

“No sé nada de eso, no puedo confirmarte nada”, contestó Zidane el jueves en Soria después de la victoria por 0-3 ante el Numancia cuando le preguntaron al entrenador del Madrid por la información de un periódico que aseguraba que ese mismo jueves Kepa había viajado a la capital y pasado reconocimiento médico con el Madrid. “No tengo ni idea. No sé qué decir. El jugador estuvo aquí en Lezama, siguiendo el periplo de recuperación como Balenziaga”, contestó ayer Ziganda, técnico del Athletic, a la misma pregunta.

Kepa, que tiene 23 años y es portero del Athletic, termina contrato el próximo mes de junio y no ha renovado con el club en el que se formó. Su cláusula asciende a 20 millones y el Madrid es uno de los clubes que pretende ficharle. En principio, y ante el interés del PSG, la idea era incorporarle ya en el mes de enero, pero no hay nada decidido todavía en las oficinas del Bernabéu. Ni nada firmado. “No hay prisa ninguna, estamos hablando con ellos y veremos si viene o no viene y si viene ahora o en junio”, aseguraban ayer desde el club.

El guardameta de la selección española, está, además, lesionado desde el pasado 16 de diciembre. Según informó el Athletic sufrió una “fractura incompleta, producida por micro-traumatismos de repetición, en la base del segundo metatarsiano del pie derecho”. No juega desde el pasado 10 de diciembre. Esta semana recayó de la lesión en un entrenamiento, según ha asegurado Ziganda.

“El martes hizo una intentona de dar un salto más, con esas prisas que tiene él por entrenar; luego ha recaído y ha estado bastante incómodo, no termina de remontar esa molestia que está teniendo. Esperemos que la semana que viene se incorpore con el grupo y que pueda estar haciendo algo más de lo que está haciendo ahora”, explicó ayer el técnico del conjunto vasco.

Desde el 1 de enero, Kepa es libre para negociar con cualquier club. A finales de diciembre, Josu Urrutia, presidente del Athletic, dijo que el club le había ofrecido a Kepa una renovación con las condiciones económicas exigidas por sus representantes, pero que no había recibido aún una respuesta por parte del portero.

Problemas con Mourinho

El Madrid, que no suele recurrir al mercado de invierno salvo en caso de lesiones, se planteó cambiar de estrategia el pasado mes de diciembre ante la poca fiabilidad que había mostrado Kiko Casilla durante la baja por lesión de Keylor Navas. Zidane no se ha mostrado nunca partidario de alterar el ecosistema del vestuario a mitad de temporada y siempre que le han preguntado ha dicho que su portero titular es Keylor Navas y que está encantado con él. Le ha dicho lo mismo en privado. De llegar Kepa en el mercado de invierno, sería, a priori, para ser suplente. El club tendría que buscar una salida a Kiko Casilla y Luca Zidane volvería, en principio, al Castilla.

Desde que José Mourinho sentó a Iker Casillas en el banquillo en diciembre de 2012, la portería del Madrid perdió su tradicional estabilidad. El técnico portugués apostó por Adán y tuvo que volver a tirar de Casillas por la expulsión de este. Cuando se produjo la desafortunada lesión de Iker en un choque con Arbeloa, el club rescató a Diego López del Sevilla en enero de 2013. Ancelotti, que llegó en verano, inauguró una rotación de porteros poco habitual: Diego López jugó en Liga, Casillas en Copa y Champions (las dos competiciones que ganó el club esa temporada). En agosto de 2014, Diego López hizo las maletas a Italia y el Madrid, después del Mundial, fichó a Keylor Navas. La idea era que le disputara la titularidad a Casillas (el de Costa Rica jugó 11 encuentros en su primera temporada).

La salida de Casillas en verano de 2015 dejó la portería en manos de Navas. Pero el club intentó fichar a De Gea, guardameta que siempre ha gustado mucho a Florentino Pérez. Un problema de faxes de última hora —con Keylor listo para embarcarse hacia Manchester— frustró la operación con el United. Kiko Casilla terminó por ser el segundo portero del Madrid, que el pasado verano también mantuvo conversaciones con Donnarumma.

 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.