Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Barça se da un homenaje ante el GBC

El equipo azulgrana arrolla al vasco (77-101) en un duelo desigual y protagonizado por los triples

Navarro se escapa de Chery.
Navarro se escapa de Chery. EFE
Liga Endesa ACB Jornada 13

Finalizado

En las travesías montañeras hay un dicho que reza: “Si quieres saber lo que es andar, párate a orinar”. Ahí te das cuenta de lo que cuesta limar la presunta pequeña distancia que te sacan quienes no han necesitado vaciar la vejiga. Al Delteco GBC la vejiga le aguantó hasta el segundo cuarto (21-24) cuando se sostuvo a base de los triples de Swing y Clark, mientras el reboteador holandés Norel (número uno del ranking ACB) reposaba en el banquillo. El Barcelona, quizás en su mejor racha de su convulsa temporada arrasó (77-101). Apelaba a la variedad, dominando el rebote, un territorio privado del equipo donostiarra. Hasta ahí llegaron los contrastes. A partir de ahí, o sea del segundo cuarto, el partido convirtió en obligatorio el lanzamiento de triples, culminar cada jugada con una apertura y un triple. Y la ventaja del Barcelona fue abrumadora, por calidad y número de especialistas. 23 triples lanzó el GBC por 34 del Barcelona, 57 triples en un partido cultivan una cierta monotonía, por más que el Barcelona, ya cuesta abajo adornase al fina cada jugada con algún juego floral que rompiese a rutina.

DELTECO GBC, 77; BARCELONA, 101

Delteco GBC: Chery (14), Van Lacke (7), Salvó (4), Fakuade (6), Norel (10) –equipo inicial-; ASgbelese (9), Pérez (5), Pardina (0), Sanz (0), Swing (10), Clark (10) y Oroz (2).

Barcelona Lassa: Pau Ribas (3), Navarro (10) Hanga (13), Moerman (10), Tomic (4) –equipo inicial-;

Séraphin (2), Pressey (5), Heurtel (7), Vezenkov (14), Oriola (8), Koponen (21) y Claver (4).

Parciales: 21-24, 20-31, 23-23 y 13-23.

Árbitros: Pizarro, Rial y Padrós.

San Sebastián Arena. 2.016 espectadores. 13ª Jornada de la Liga Endesa.

Cuando el Barcelona se fue, ya no volvió El GBC lo avistó en la distancia y a veces le redujo la desventaja para mantenerse en el partido El británico Clark es un pívot con buena mano, el holandés Norel tiene muchísimo poder bajo el aro (por algo es el mejor reboteador de la ACB. Con él, el GBC juega de una manera, sin él, de otra. El base canadiense Chery tiene suficiente electricidad y el nigeriano Agbelese es un pivot con habilidad en la pintura. Pero todo fue poco para enfrentar al Barcelona que halló el poder anotador de Koponen (muy en banco en la Euroliga), los mejores momentos de Navarro, encadenando triples como quien cose punto de cruz, el infatigable trabajo de Oriola, que se hartó de lanzar tiros libres, la elegante calidad de Heurtel y, sobre todo, las asistencias de Tomic, de todos los estilos y sabores con esa clarividencia que encuentra cuando tiene diez centímetros para moverse. 14 puntos de diferencia al descanso decían que había oficialmente partido. Pero al Barça no le afectaba la cistitis y seguía andando. La diferencia se mantuvo en los 14 puntos tras el tercer cuarto y en el último barrió Illunbe y acabó en los 24, superando la barrera de los 100 puntos.

Koponen pasó de desaparecido a renacido con 21 puntos, con Vezenkov (14) a su rueda. Mientras en el GBC, Chery, el base, con 14 puntos superó a los hombres grandes del GBC Norel, Swing y Clark.

 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.