Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La foto es de Leo; la goleada, de todos

El argentino se queda con el protagonismo en un duelo en el que triunfó el juego coral del equipo de Valverde

FOTO: Messi festeja su tanto en el Bernabéu. / VÍDEO: Declaraciones de los entrenadores tras el partido.

Coleccionista de goles, también de postales. Lionel Messi dejó otra foto para el recuerdo en el Santiago Bernabéu. Una más. Como la temporada pasada, cuando se inmortalizó su imagen enseñando el número 10 a la grada de Chamartín tras sellar la épica victoria en la casa del Madrid (3-4), o como la que le tomaron con el puño en alto tras la histórica remontada ante el PSG (6-1) en el Camp Nou. Ayer, a las vísperas de la Navidad, después celebrar el segundo gol del Barcelona junto a sus compañeros, Messi se quedó sólo en el área de Keylor Navas. Miró a la hinchada Madrid, extendió los brazos e hizo reverencia. Una sonora pitada acompañó el gesto actoral del rosarino, símbolo de un grupo que fue más equipo que nunca en el Bernabéu. Los flashes fueron para Messi; la victoria, de todos.

Parecía que Zidane le había pillado el truco a Messi, después de que en la Supercopa de España le clavó a Kovacic en la espalda. Entonces, la pegadiza marca del croata anuló al 10. El técnico del Madrid volvió a calzar Kovacic en el once frente al Barça, esta vez no para que persiguiera al argentino por todo el campo, sino para que apretara las líneas en la mitad del campo, siempre con la idea de desactivar el rol de Messi. “No sabíamos si iba a hacerle un marcaje individual a Leo o a reforzar el medio”, sostuvo el Txingurri. No contaba Zidane con la estrategia de Valverde. “Hemos salido al campo previendo las dos situaciones”, añadió el preparador blaugrana. El francés miró al 10, Valverde a todos sus muchachos. “Nos plantearon un partido para evitar que jugáramos nosotros”, analizó el entrenador azulgrana.

En el primer acto, el Barça repartió 250 pases por los 262 del Madrid. “Aunque esperábamos la presión alta, han apretado y nos costaba sobrepasarla. En cierta medida, no podíamos hacer el juego al que estamos acostumbrados”, explicó Valverde. Sin embargo, cuando no aparecía el fútbol, sobraba intensidad. El Barça ganó el 56,5% de los duelos; el 63,4%, en la primera parte. “Poco a poco se fueron acumulando las ocasiones y los goles”, sumó el técnico. Pensó Iniesta, apretaron Rakitic y Busquets, al tiempo que Paulinho iba y venía. El brasileño estaba en todos lados: ayudaba a Sergi Roberto en las coberturas, aparecía en el área para rematar los centros de Messi. Y, cuando no llegaban los volantes, lo hacían las manos de Ter Stegen, tan irreductible como la dupla central que componen Piqué y Vermaelen.

El Barcelona supo sufrir en la primera manga, para gobernar el duelo tras el paso por los vestuarios. “Es de admirar cómo ha jugado hemos jugado en la segunda parte. Es para estar todos muy orgullosos”, sacó pecho Jordi Alba. El Barça recuperó el cuero en el medio, atoró a la zaga blanca y goleó a Keylor. En el segundo tiempo, los azulgrana dieron 336 pases (190 del Madrid) y remataron 14 veces a la portería blanca (cinco, el conjunto de Zidane). Tres terminaron en gol, siempre con Messi como protagonista, ya sea por acción u omisión. En el gol de Suárez, se hizo el longuis para llevarse la marca de Kovacic y dejarle libre el callejón central a Rakitic. Buscó al 9 por duplicado en la jugada que terminó con el penalti de Carvajal. Y asistió a Aleix Vidal en el cierre de la goleada. Suma 25 goles y 13 asistencias en sus 37 partidos frente al Real Madrid. Números que se potencian en el Bernabéu: 15 dianas y 10 pases de gol. “La importancia y la trascendencia que tiene Leo para nosotros es incalculable”, piropeó Iniesta al argentino.

Aunque siempre presente, el juego colectivo del Barça, en cualquier caso, estuvo por encima del rol Messi. “La clave fue estar juntitos, compactos y generar una buena presión a nivel colectivo”, subrayó Luis Suárez. Y remató Iniesta: “Hemos crecido como equipo, siendo fieles a nuestro estilo”. Aparece Messi, trabaja Valverde, juega el Barça.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.