Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España cae ante Noruega y se despide del Mundial de Alemania en octavos

La selección española, en plena renovación de la plantilla, sucumbe a la velocidad de las vigentes campeonas (23-31)

Lara Gonzalez, entre dos rivales noruegas.
Lara Gonzalez, entre dos rivales noruegas. AFP

La selección española volvió a sucumbir a la velocidad de Noruega (23-31), el equipo con el mejor palmarés del mundo, y se despidió en octavos de final del Mundial de Alemania. Los nervios, la falta de efectividad, y el ritmo eléctrico de las vigentes campeonas acabaron por derrotar a un grupo que solo dejó ir el partido en la segunda parte. “El nerviosismo nos ha crucificado, pero hemos dado la cara”, resolvió Carmen Martín, la capitana, una de las pocas supervivientes de la generación de Guerreras que conquistó dos platas europeas (2008 y 2014), un bronce mundial (2011) y otro olímpico (2012).

Se medía España al rival que más gloria le ha negado en los torneos importantes. Le dejó sin oro en los Europeos de 2008 y 2014, y en el Mundial de 2011 sin semifinales. Los últimos precedentes tampoco jugaban a favor de las Guerreras, que sucumbieron en la fase de grupos del Mundial de 2015 (29-26) y en los Juegos de Río (27-24), con idéntica diferencia de goles.  La derrota, en esta ocasión, llega además en plena transición, con casi la mitad de la plantilla renovada y rejuvenecida, con tiempo por delante hasta la cita olímpica de Tokio 2020.

Conocían a la perfección las españolas la velocidad endiablada del cuadro noruego, que también pasa por cierto relevo generacional, y cuya derrota en la última jornada de la fase de grupos frente a Suecia descubrió sus debilidades, que no son muchas. La consigna española era clara: a esta Noruega, campeonas de todo, se le puede ganar. Sin embargo, las Guerreras parecieron sorprendidas por el juego eléctrico de su rival y la efectividad arriba y abajo. Lo demostró en los primeros minutos de partido con un gol rapidísimo de Nora Mork, el primero de su festival, y poco después con la intervención de la meta Katrine Lunde, que frustró el gol de Amaia Garibay. Pasaron tres minutos hasta que Shandy hizo el primero para España, tras un parcial de 3-0 en contra. 

Desde esa distancia, dos-tres goles por arriba, Noruega controló el duelo. España no se desinfló, pero no aprovechó las debilidades de su rival, algo que se vio especialmente en las exclusiones, donde Noruega abría brecha y España no hacía daño. En las dos primeras, las vigentes campeonas le hicieron un parcial de 5-0. En dos minutos más en superioridad en la primera parte, España solo sacó un 3-2 de ventaja. El seleccionador Carlos Viver rápidamente vio que a las Guerreras le comían los nervios y pidió tiempo muerto después de que Oftedal marcara sin oposición cuando España protestaba una posesión: "No es el qué, es el cómo", empezó diciendo el técnico. "No están haciendo nada que se salga del guion. Vamos a relajarnos un poco". 

No hacía nada Noruega que no estuviera previsto, pero le bastaba. Las pérdidas se repartían, pero la efectividad era solo de un equipo. Aún así, España logró ponerse a dos al borde del descanso, pero otra vez Mork puso la distancia de seguridad antes de macharse al vestuario anotando su sexto gol con 100% de efectividad. En la segunda mitad, los arreones de Shandy y Carmen Martín, dos de las veteranas que lideran el joven grupo español, seguían metiendo a España en el partido, pero Noruega metió una marcha más, Shandy se llevó un paradón imposible de Lunde cuando la abordaba en solitario y en el minuto 45 las noruegas ya ampliaban la diferencia (16-21) sin margen para la remontada. España no volvió a estar por debajo de cinco tantos de diferencia, desangrada por la efectividad de Noruega, sobre todo de Mork, y se acabó de alejar de forma definitiva en su último intento a la desesperada (23-31).

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.