Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pelea entre los jugadores del United y del City en los vestuarios de Old Trafford

Tras la derrota, Mourinho acudió al cambiador del equipo de Guardiola a quejarse por la celebración y se desencadenó una tangana

Los jugadores del Manchester City celebran la victoria ante el United. En vídeo, declaraciones de Mourinho tras el partido.

El partido entre el Manchester United y el Manchester City terminó en una pelea entre los jugadores de ambos equipos en las entrañas del estadio de Old Trafford, después de que el equipo visitante se impusiera en el derbi (1-2) y aumentara su ventaja en la tabla hasta los 11 puntos. Parece que la celebración de los jugadores del equipo de Pep Guardiola no gustó al entrenador del United. Mourinho acudió al vestuario de su rival para quejarse por la música y cuando el portugués se acercó pidiendo respeto comenzó una intensa disputa entre varios jugadores y miembros de los cuerpos técnicos respectivos, que terminó con botellazos golpes y empujones, según ha podido confirmar EL PAÍS a través de un testigo. 

Mourinho comenzó encarándose con el brasileño Ederson, que estaba en la puerta del vestuario y los dos empezaron a gritarse insultos en portugués. El técnico del United acusó al portero del City de perder tiempo durante el partido.

Los jugadores del extécnico del Real Madrid acudieron junto a él y ahí comenzó la pelea de alrededor de 20 personas donde hubo empujones y volaron botellas de plástico de leche y agua. "Una tangana en toda regla", según uno de los presentes, en la que terminó mediando la policía.

El momento más conflictivo sucedió cuando Lukaku lanzó un botellazo que impactó en un miembro del Manchester City, mientras que Mikel Arteta, asistente de Guardiola, también acabó con una herida, según ha informado el programa 'El Larguero' de la Cadena Ser. La policía tuvo que acudir a las inmediaciones de los vestuarios hasta que ambas plantillas abandonaron Old Trafford. Una vez que todo se calmó, Mourinho acudió al vestuario de los árbitros para expresar sus quejas a Michael Oliver.

Más información