Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rodrigo Hernández o el nuevo Busquets

El perfil físico y técnico del centrocampista del Villarreal se asemeja al futbolista del Barça

Rodri disputa el balón a Gabriel, del Leganés. Ampliar foto
Rodri disputa el balón a Gabriel, del Leganés. EFE

La llegada de Pep Guardiola al banquillo del Camp Nou nueve temporadas atrás, supuso una excelsa evolución en el fútbol. Comenzó por pasar a Sergio Busquets de Tercera a Primera División. El jugador pronto le dio la razón a Guardiola, convirtiéndose en la piedra angular del mejor Barça de la historia y, en poco tiempo, también pieza clave de la selección española campeona del Mundo y de Europa.

Han pasado nueve temporadas y en España no se encuentra un recambio natural que supla a Busquets, ni vistiendo la camiseta blaugrana ni la roja. Lo más parecido que halló el exseleccionador Vicente del Bosque fue la figura de Bruno Soriano al que llevó a la pasada Eurocopa de Francia. El capitán del Villarreal, nacido en 1984, cuatro años mayor que Busquets, es quien marca el estilo del Villarreal cada vez que juega. Lesionado desde que comenzó la temporada, su ausencia está siendo suplida con plenas garantías por Rodrigo Hernández, conocido por Rodri, a sus 21 años, un clon físico y de análogo despliegue que Busquets.

“No sé si le ayuda mucho la comparación", dice Albert Celades, seleccionador sub-21 para quien Rodri es un fijo en el eje del centro del campo. "Busquets es uno de los mejores sino el mejor en su puesto. Rodrigo tiene que buscar su camino sin entrar en comparaciones. Este año está teniendo la oportunidad de jugar muchísimo y a un gran nivel. Es cierto que tiene esas condiciones que le da similitud con Busquets”.

Al igual que Busquets en el Barça, Rodri es el inicio del juego del Villarreal y el final de los ataques contrarios, un compendio de cualidades que le hacen ser un futbolista especial. “Es un jugador de alto nivel", indica Celades, "de muchísima calidad, aparte de la condición física que tiene, que es muy buena para la fase defensiva y los duelos individuales, tácticamente también es muy bueno. Pero sobre todo, lo que más me llama la atención es que siendo un jugador con la envergadura que tiene juega muy rápido con las dos piernas, perfecto para sacar el balón en las zonas de presión. Cosas muy difíciles de hacer que parece que las hace con sencillez. Al igual que Busquets tiene la intuición para ubicarse bien, para saber por dónde va a ir la jugada para robar balones”.

El exjugador del Barça y el Madrid incide en la envergadura de Rodri, con 190 centímetros de altura y 85 kilos de peso. Un potencial físico que no intuyó el Atlético de Madrid. A los 17 años, Rodri fue despreciado por el club colchonero por su escasa estatura. "El Atlético de Madrid lo rechazó por bajito y se fue al Villarreal", cuenta el seleccionador, "donde se ha convertido en el jugador que es. Ahora mismo todo el mundo está hablando de él, pero la realidad es que aún se está asentando en Primera donde lleva jugados pocos partidos. El año pasado jugó poco y en esta temporada la lesión de Bruno le ha dado protagonismo. Es muy pronto pero, si no pasa nada, Rodrigo va a ser un jugador de alto nivel, sin duda”.

“Los buenos siempre pueden jugar juntos y Bruno es de los buenos. Cuando se recupere el capitán seguro que los dos tienen cabida”, dice Javi Calleja, el entrenador del Villarreal, para quien la jerarquía de Bruno le hace imprescindible en el equipo. Calleja ve en Rodri un centrocampista polivalente que debido a su calidad puede jugar en posiciones más avanzadas.

Los juicios de valor sobre Rodri se refrendan con las estadísticas, siendo, con 123 balones interceptados, el jugador de la Liga que más recuperaciones ha realizado hasta el momento por delante de Parejo (117), Illarramendi (111) y Busquets (108). En el apartado de pases buenos realizados solo Busquets con 897 (90,51%) supera a Rodri 805 (89, 35 %) en el porcentaje de acierto, convirtiéndose el barcelonista y el groguet en los más valorados especialistas en su demarcación.

La temporada pasada Rodri ya dispuso de 23 partidos de Liga a los que suma 14 en esta temporada. La preocupación del Villarreal se ha centrado en los últimos meses en asegurar la continuidad del centrocampista con una ampliación de contrato y aumento de su cláusula de rescisión que estaba estipulada en 12 millones de euros. Una cantidad asequible que le hacía apetecible para los principales club europeos. Esta misma semana ha habido fumata blanca y Rodri ha prolongado su compromiso con el club de Roig hasta el 2022, sin dar a trascender a qué cifra asciende su nuevo blindaje.

"Esta renovación significa mucho para mí", declaró Rodri. "Siempre he creído que lo más importante es crecer y estoy en el mejor sitio. En el futuro Dios dirá, no lo sabe nadie. Ahora estoy contento en el Villarreal que me ha hecho el jugador que soy”.

“La renovación es buena para él futbolista. Pero sobretodo es una gran noticia para el Villarreal”, concluye Celades. En la imaginación de los técnicos y de los hinchas se va formando la idea de que podemos estar ante el nuevo Busquets.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.