Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere a los 50 años el levantador de pesas Naim Süleymanoğlu, el orgullo de Turquía

El triple campeón olímpico de halterofilia se había sometido a un trasplante de hígado hace unas semanas

Süleymanoğlu mantiene en alto 152,5 kilos durante su conquista del oro olímpico en Seúl 88. Ampliar foto
Süleymanoğlu mantiene en alto 152,5 kilos durante su conquista del oro olímpico en Seúl 88. AP

El héroe nacional del deporte turco es un levantador de pesas nacido en Bulgaria que murió el sábado en Estambul a los 50 años, un mes después de un trasplante de hígado. Se llama Naim Süleymanoğlu. Ha ganado tres medallas de oro en tres Juegos Olímpicos consecutivos. Es el único levantador de pesas que ha levantado su peso multiplicado por tres más 10 kilos de propina. Pesaba entonces, en los Juegos de Seúl 88, 60 kilos. Ocho años más tarde, cuando en Atlanta 96 consiguió su tercer oro, la revista Time le llevó a su portada. Triunfante, las pesas en el suelo, el puño en alto, la figura de Süleymanoğlu feliz sobre el estrado simbolizaba para la revista norteamericana la alegría de todas las naciones grandes y pequeñas que alcanzaban la gloria olímpica. “Todo el mundo gana”, era el titular.

Siempre ha medido 1,47m. Por eso se le llamaba el Hércules de bolsillo.

El primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, que le había visitado en el hospital, envió su pésame a su familia y a la nación.

Süleymanoğlu empezó a practicar la halterofilia a los nueve años. Dotado de una genética privilegiada, una fuerza única en sus brazos y una velocidad de ejecución supersónica, formó parte del equipo olímpico búlgaro que se preparaba para los Juegos de Seúl. Allí, Süleymanoğlu, hijo de padres turcos, sufrió la discriminación con que se trataba a las minorías. En 1986, cuando tenía 19 años, huyó de Bulgaria. Después de disputar una Copa del Mundo en Melbourne se refugió en la embajada turca en Australia, donde solicitó asilo político. Unos días después voló a Londres en el avión personal del primer ministro turco, Turgut Ozal. Después aterrizó en Ankara, donde fue recibido como un héroe.

En 14 años de carrera deportiva, entre 1983 y 1996, Süleymanoğlu, ganó, aparte de los oros olímpicos, siete campeonatos mundiales. Batió 51 récords del mundo. El más espectacular fue el de su debut olímpico en Seúl. En arrancada levantó 152,5 kilos y 190 kilos en dos tiempos. Un total nunca antes alcanzado en su categoría de 342,5 kilos.

La alegría de su triunfo en Atlanta no fue solo la de un tercer oro consecutivo, fue la de la victoria sobre su rival más tenaz, Valerios Leonidis, quien además era griego. Con el telón de fondo de las permanentes tensiones diplomáticas entre Turquía y Grecia, el turco logró imponerse finalmente tras un duelo homérico, 335 kilos contra 332,5.

Después de retirarse de la halterofilia, el ídolo nacional intentó trasladar su popularidad a la política. Se presentó como candidato del partido ultranacionalista MHP a las municipales de 2004 y a las legislativas de 2007. Nunca tuvo éxito.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información