Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El tirón de Isco

El enorme gancho del madridista en Málaga, su cuna, es el principal reclamo de un España-Costa Rica amistoso a siete meses del Mundial de Rusia

España - Costa Rica
Isco bromea con Ramos y Piqué. EFE

Como la FIFA exige un pellizco del calendario, España se somete hoy (Telecinco, 21.30) a un chequeo rutinario ante Costa Rica. Dos selecciones ya clasificadas para Rusia 2018, un horizonte a siete meses, que es tiempo suficiente para aparcar cualquier diagnóstico terminal. Por muchas pruebas que haga Julen Lopetegui, la cita rusa es a tan largo plazo que pocas conclusiones se vislumbran de un partido de aliño.

Para Costa Rica, aun sin Keylor Navas una selección en alza, un examen de orgullo ante un adversario con galones. Para fortuna de la audiencia española, el cartel de La Rosaleda tiene un tirón indiscutible, un reclamo seductor: Isco. Un momento idóneo para la vuelta del madridista a su cuna, hoy convertido en un futbolista con gran gancho, en un internacional con hechizo, de portada.

Con 24 partidos con la Roja y ya siete goles en el zurrón, Isco enfila hacia su primer gran cumbre futbolera. Su flechazo con la España de Lopetegui es absoluto, nada que ver con el Isco intermitente exiliado de Brasil 2014 y Francia 2016. En la fase de clasificación para Rusia, el papel del malagueño ha sido crucial, sobremanera en la brillante victoria española ante Italia en Chamartín. Ahora sí es el Isco que simbólicamente relevó a Iniesta en su debut, en un fraternal España-Uruguay del 6 de febrero de 2013. Hoy, nadie como el andaluz para tomar el relevo del manchego, a corto o medio plazo.

Si nada se tuerce, Isco formará parte del primer envite mundialístico de Lopetegui. Visto el maniobrar del técnico vasco, si en Rusia se levantara mañana el telón ocho titulares serían una apuesta segura: De Gea, Carvajal, Sergio Ramos, Piqué, Jordi Alba, Busquets, Isco y Silva. Ellos han sido el espinazo en el tránsito clasificatorio para el reto ruso. Queda por dilucidar quién escoltará a Busquets (Koke, Saúl, Thiago...) y quienes tomarán la delantera. Es previsible que en Málaga sea la última ocasión en la que Morata, lanzado en la Premier, no tenga la competencia de Diego Costa. Al ariete del Atlético se le espera en la Liga ya en enero y con España para la siguiente convocatoria, la de marzo, la última antes de la lista definitiva. Si el brasileño de origen regresa fino y punzante, su pulso con el madrileño tendrá mucha miga. El puesto restante parece el más incierto, ya se trate de un quinto centrocampista, un segundo atacante o un extremo. Lopetegui, que no renuncia a los cambios de sistema, tiene donde elegir: Iniesta, Asensio, Vitolo... Todos han tenido relevancia como titulares en algún momento en el último curso.

Mientras resuelve Lopetegui, de momento, los focos sobre Isco. Él mismo es consciente de su cuajo, de su madurez: “Antes no tenía participación en los partidos importantes, eso es lo que ha cambiado. Me siento cómodo, tengo mucha confianza y eso me anima a hacer cosas que antes no intentaba”. El jugador del Madrid aún se concede “un margen de mejora”, aún quiere ser “un poco mejor”. Con lo que ya es, en Málaga no hay mayor atractivo.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información