Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La hoja en blanco de Guardiola

El Manchester City corrige la sangría defensiva de la pasada campaña y defiende el liderato ante el Chelsea como el equipo menos goleado de la Premier, pero la grave lesión de Mendy es una amenaza

Mendy se duele en el suelo tras lesionarse en el partido contra el Crystal Palace.
Mendy se duele en el suelo tras lesionarse en el partido contra el Crystal Palace. REUTERS

La terminología futbolística fuera de las Islas se ha alimentado de una tradición oral que ha popularizado anglicismos como córner, linier o incluso off-side. En Latinoamérica el arbitro es el referí y los extremos son wings. Entre los vocablos que menos fortuna han hecho lejos de los inventores del fútbol figura clean sheet, literalmente “hoja en blanco”, locución empleada para identificar al equipo que acaba un partido sin encajar gol. Igual no es casual que se privilegie ese hito en un entorno donde los goles acostumbraban a brotar en ambas direcciones. Dicen los clásicos que la alusión a la hoja en blanco tenía que ver con las libretas en las que los periodistas anotaban los goles. Los que siguieron la última Premier League al Manchester City se acostumbraron a escribir en ellas: en toda la primera vuelta el equipo de Pep Guardiola solo acabó cuatro partidos sin encajar gol y apenas se enmendó en la segunda para terminar imbatido ocho veces más. Solo en un partido de la Liga de Campeones festejó un clean sheet.

Agüero se fractura una costilla en un accidente de tráfico

El taxi en el que se accidentó Agüero se empotró contra un mástil
El taxi en el que se accidentó Agüero se empotró contra un mástil REUTERS

El delantero Kun Agüero estará un tiempo indefinido de baja tras sufrir una fractura en una costilla en un accidente de circulación en Amsterdam. Hasta allí se había desplazado en su día libre para asistir a un concierto. Al finalizar, cuando se desplazaba en un taxi, sufrió el percance. El delantero argentino se perderá la convocatoria con la selección de su país, que está en peligro de quedar fuera del Mundial de Rusia. “Los días libres son para disfrutar. Ya tenemos bastantes normas. No soy un policía”, zanjó Guardiola cuando le preguntaron si estaba de acuerdo con el viaje de Agüero a la capital holandesa.

La fragilidad defensiva del City centró el debate durante el estreno inglés de Guardiola. “El equipo jugaba muy bien, pero no era contundente en las áreas. No es una cuestión menor la de ser blando cuando tratas de quedar campeón”, sugiere Raúl Caneda, un técnico gallego afincado en Londres que trabajó la temporada pasada como analista externo para Guardiola. Su relación profesional se remonta al tiempo que ambos pasaron en la liga mexicana, en los últimos días de Pep como mediocentro. Caneda era el segundo de Juanma Lillo, el estratega de aquel equipo. Durante los últimos meses concluyó que el City emborronaba su estadística defensiva por el peso de las individualidades. “En verano se buscó solidez con Walker, Danilo o Mendy. También con Ederson, que es un porterazo”, concluye. En lo que va de temporada no hay equipo en la Premier que reciba menos goles que el Manchester City, apenas dos en seis partidos. En cuatro de ellos se quedó a cero, también en los dos que disputó en la competición continental. Este sábado (18,30 horas. Movistar Fútbol) defiende el liderato de la Premier en casa del Chelsea, el vigente campeón.

Ederson jugó 27 partidos la temporada pasada en la liga portuguesa y solo fue a buscar el balón a la red en nueve. El Benfica lo vendió por 40 millones de euros. Por los tres laterales pagó el City algo más de 158 millones. Guardiola dispone de la zaga más cara del mundo y todo apunta a que deberá acudir al mercado invernal a apuntalarla porque el zurdo Mendy, el defensa más costoso de la historia (57 millones de euros), pasó este viernes por el quirófano tras sufrir el último fin de semana una rotura del ligamento cruzado anterior de la rodilla derecha. Con suerte reaparecerá en abril. “Tomaremos una decisión en este parón de las selecciones aunque Mendy es irremplazable”, lamenta Guardiola. Pero el paso adelante lo han dado los centrales, en especial John Stones, que llegó hace un año con la etiqueta que ahora lleva Mendy. Se trata de un austero y prudente joven del Yorkshire que con trece años se forjaba en el Barnsley entre barrizales bajo la dirección de unos técnicos que admiraban al Barcelona. “Necesitaba un aprendizaje, pero su potencial es enorme”, detalla Caneda. De inicio sufrió para interpretar lo que le pedía Guardiola, que en una conferencia de prensa fue taxativo cuando le preguntaron si tenía dudas sobre si Stones, que tenía una base pero carecía de la costumbre, podría resolver la ecuación que le planteaba: “Tiene más personalidad y carácter que todos los que estamos aquí”.

Guardiola quiere zagueros que muevan la pelota, pero también veloces para defender con la línea lejos de la meta, capaces de anticiparse y de salir vencedores en los duelos. En junio y julio se desprendió de Zabaleta, Sagna, Clichy y Kolarov, también del meta Caballero y relegó a Claudio Bravo a la suplencia. Se armó en agosto con una línea de tres centrales y en cuanto Mendy entró en el equipo tras perderse los dos primeros partidos por una leve dolencia muscular prescindió de un central. Sin el lateral galo probó esta semana en ese flanco ante el Shakhtar a Fabian Delph, un centrocampista. Los problemas se agudizan porque el veterano Kompany acumula lesiones musculares sin que se atisbe fin. Caneda cree que si ante el Chelsea retoma el dibujo con tres centrales no será por buscar la simetría con la exitosa fórmula del rival. “Guardiola piensa en dominar, en desequilibrar y buscar simetrías es todo lo contrario”, apunta.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información