Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Valencia Basket y el Gran Canaria jugarán la final de la Supercopa

El equipo valencianista supera (83-78) en una semifinal al Unicaja, y el Herbalife gana (73-64) al Real Madrid en la otra

Mekel entra a canasta entre Randolph y Causeur.
Mekel entra a canasta entre Randolph y Causeur. EFE

El Valencia Basket y el Herbalife Gran Canaria jugarán este sábado (19.30, Movistar+ Deportes 1) la final de la Supercopa Endesa después de imponerse este viernes, respectivamente, al Unicaja por 83-78 y al Real Madrid por 73-64. El Valencia venció gracias a su buena defensa en los momentos finales y a un gran partido del fichaje Erick Green (18 puntos), y se toma así la revancha ante el club malagueño, que le arrebató la EuroCup. El Gran Canaria fue todo el partido por delante del Real Madrid en el marcador.

Gran Canaria, 73 - Real Madrid, 64

Herbalife Gran Canaria: Oliver (-), Seeley (6), McKissic (8), Báez (8) y Pasecniks (11) --cinco inicial--; Mekel (11), Eriksson (4), Balvin (2), Aguilar (3), Paulí (8), Rabaseda (2) y Fischer (10).

Real Madrid: Campazzo (3), Rudy Fernández (-), Taylor (4), Ayón (17) y Reyes (-) --cinco inicial--; Doncic (6), Carroll (14), Causeur (4), Randolph (2), Kuzmic (4) y Thompkins (10).

Parciales: 24-17, 13-11, 14-11 y 22-25.

Árbitros: Pérez Pérez, Cortés y Aliaga. Sin eliminados.

Pabellón Gran Canaria Arena. 9.386 espectadores.

El 'Granca' podrá tener la opción de defender su título del año pasado ante el actual campeón de la Liga Endesa después de deshacerse con trabajo de los de Pablo Laso, pese a que estos estuvieron lejos de su mejor versión, sobre todo ofensiva, todavía en fase de acoplamiento y de acostumbrarse a jugar sin Sergio Llull.

Pero no esto no empaña el sólido partido del anfitrión, que mandó casi desde el salto inicial, primero apoyado en su acierto exterior y luego con una buena defensa que maniató a uno de los mejores ataques de Europa, que sólo apareció en el cuarto final y donde Gustavo Ayón (17 puntos) fue el mejor. Ni siquiera la participación de Luka Doncic, lejos del jugador que deslumbró hace una semana en el Eurobasket, ayudó a batir a un Herbalife muy coral.

Ambos equipos tuvieron claro cómo afrontar el inicio de la segunda semifinal. El 'Granca' lo fió todo al tiro exterior y el Real Madrid al trabajo de Ayón, y la táctica le funcionó mejor a los anfitriones, impecables desde la línea de tres.

Así, con un óptimo 6/9 en el triple, los de Luis Casimiro pudieron comenzar mandando y abriendo una primera brecha al final del primer cuarto (24-17). En el bando de los de Pablo Laso, lastrados por sus pérdidas (5), Ayón asumía la responsabilidad con puntos (7), pero su paso por el banquillo cortó la producción ofensiva madridista.

Los dos técnicos movían su banquillo e incluso Doncic disponía de minutos, ofreciendo tranquilida sobre el estado de su tobillo, pero menos efervescente que en el Eurobasket. El Herbalife veía frenada su racha desde fuera, pero seguía mandando con cierta comodidad ante un rival que no terminaba con dar con la tecla en ataque y que seguía por detrás (33-24, min.25).

Los de Pablo Laso intentaban jugar con velocidad y ritmo, pero continuaban cometiendo muchos errores ante la buena e intensa defensa de su rival. El equipo blanco no conseguía recortar la diferencia pese al bajón ofensivo canario y sus frenesí de pérdidas ayudaba a los actuales campeones de la Supercopa a llegar al descanso con el control de la semifinal (37-28).

Más de cuatro minutos pasó el Real Madrid sin anotar tras la reanudación. El Herbalife no lo desaprovechó y, sin encontrar tampoco una gran frescura ofensiva, logró escaparse y un triple de McKissic puso contra las cuerdas a los madridistas (46-30, min.25).

El equipo grancanario llegó en una situación franca a los diez minutos finales (51-39). El conjunto madridista necesitaba recuperar urgentemente su conocida maquinaria ofensiva si quería tener opciones y finalmente lo logró. El 'Granca' había amenazado con otra escapada en el marcador cuando un incansable Ayón y dos triples seguidos de Thompkins firmaron un 0-9 de parcial para meterle a los de Laso en partido a menos de cinco minutos (59-54).

Pero los de Luis Casimiro habían sido más regulares todo el partido y supieron mantener la calma. El conjunto blanco no aprovechó su mejor inercia del choque y, pese a no rendirse, dejó vía libre para que el actual campeón le dispute el primer título oficial de la campaña al Valencia Basket.

Erik Green, durante el partido.
Erik Green, durante el partido. EFE

El debut de Erick Green

El inicio del primer partido oficial de la temporada ACB estuvo marcado por la sensacional actuación de Erick Green, reciente fichaje taronja. El exjugador del Olympiakos hizo un primer cuarto que cualquier jugador firmaría para un debut. Sus 10 puntos (100% de efectividad) y un total de 13 de valoración hicieron que, junto a los 7 puntos de San Emeterio, el campeón de la Liga Endesa tomara las primeras ventajas (35-18, min.10).

Valencia Basket, 83 - Unicaja, 78

Valencia Basket: Vives (2), Green (18), San Emeterio (11), y Doornekamp (6) y Pleiss (13),--cinco inicial--; Diot (5), Dubljevic (10), Sastre (9), Thomas (9) y Martínez (-).

Unicaja: Díez (5), Nedovic (23), McCallum (7), Brooks (14) y Shermadini (3) --cinco inicial--; Soluade (3), Díaz (1), Salin (10), Waczynsky (2), Augustine (8) y Suárez (2).

Parciales: 31-18, 19-18, 16-27 y 17-15.

Árbitros: Pérez Pizarro, Carlos Peruga y Francisco Araña. Sin eliminados.

Pabellón Gran Canaria Arena. 8.975 espectadores.

El Unicaja reaccionó y Salin, con dos triples consecutivos, lideró esa remontada, que se fraguó por la defensa de los de Joan Plaza, mucho mejor en el segundo cuarto y en el tercero. Un tercer cuarto que arrancó con un parcial de 4-14, que puso a dos puntos a los de Málaga (54-52), dispuestos de nuevo amargar a su rival.

Entonces llegó el momento de Bojan Dubljevic, que se echó a su espalda a un equipo que había tirado por tierra el buen trabajo del Unicaja después del descanso. 10 puntos del pasado MVP de la final de la Liga Endesa y el buen hacer del internacional Joan Sastre hicieron que los de la capital del Turia recuperaran las buenas sensaciones del comienzo del partido.

El partido se mantuvo controlado por el Valencia (73-65, min.35) pero la buena actuación de Nedovic (23 puntos) y Brooks (14) volvió a meter a Unicaja por enésima vez en el partido. La remontada final la tuvieron los de Joan Plaza a tiro (76-75, min.38) pero sus malas decisiones en ataque, donde se precipitó mucho, y un triple de Doonerkamp hicieron que el Valencia Basket ganase y se clasificase para su segunda final de la Supercopa tras la de Vitoria en 2010, dónde cayó ante el Barcelona por 63-83.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.