Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Wanda Metropolitano acogerá la final de la Champions League en 2019

El nuevo estadio del Atlético de Madrid será el cuarto recinto español en ejercer de anfitrión

El Wanda Metropolitano, el pasado sábado.

El estadio Wanda Metropolitano acogerá la final de la Liga de Campeones en la temporada 2018-2019, según hizo público ayer el Comité Ejecutivo de la UEFA tras su última reunión en Nyon (Suiza).

Las últimas sedes de la final

2017-2018. Estadio Olímpico de Kiev (Ucrania). 69.000 espectadores de aforo.

2016-2017. Millennium Stadium de Cardiff (Gales). 74.500 espectadores.

2015-2016. Estadio San Siro (Italia). 80.018 espectadores.

2014-2015. Estadio Olímpico de Berlín (Alemania). 76.065 espectadores.

2013-2014. Da Luz (Portugal). 64.642 espectadores.

2012-2013. Estadio de Wembley (Inglaterra). 90.000 espectadores.

2011-2012. Allianz Arena (Alemania). 77.500 espectadores.

El estadio del Atlético, con capacidad para 67.829 espectadores, será el cuarto recinto español que albergue el partido decisivo del campeonato europeo de clubes por excelencia, después de que el Santiago Bernabéu ejerciera como anfitrión en 1957, 1969, 1980 y 2010, el Sánchez Pizjuán en 1986 y el Camp Nou en 1989 y 1999. El Wanda Metropolitano se ha impuesto en la elección final al Estadio Olímpico de Bakú, que ha sido designado como sede de la final de la Liga Europa, una nominación para la que también optaban el Sánchez Pizjuán y el Besiktas Park de Estambul, finalmente descartados.

El informe de evaluación realizado por el comité a comienzos de septiembre situaba al estadio del Atlético como uno de los mejores candidatos a acoger el evento, que tendrá lugar el 1 de junio de 2019. La buena disposición de las zonas de aparcamiento que rodean el terreno de juego, unido a las facilidades para la colocación de los aficionados así como del de personas discapacitadas dentro de sus instalaciones, además de las condiciones hoteleras y de transporte (aeropuertos y carreteras) que ofrece la ciudad de Madrid han resultado decisivas para que el máximo organismo del fútbol europeo se decante por el recinto del Atlético. “Es un orgullo para todos los atléticos”, celebró ayer el club rojiblanco.

La ambición de su presidente, Enrique Cerezo, cuando todavía se estaban colocando las primeras piedras del estadio que acabaría siendo bautizado como Wanda Metropolitano —no sin cierta controversia—, fue siempre reclamar el foco internacional y convertirse en el centro de atención del fútbol europeo. Nada mejor para lograrlo que enseñar el jardín de la nueva casa en el mejor escenario posible, la final de la Liga de Campeones, un acontecimiento que según los datos de audiencias de los operadores congrega a más de 400 millones de espectadores repartidos en más de 200 países frente al televisor.

310 millones de coste

Así lo hizo saber Cerezo en todos los actos que rodearon la construcción de un estadio por el que el Atlético ha desembolsado 150 de los 310 millones de euros que ha costado finalmente la obra, según confesó el mandatario. Cerezo también se ha mostrado partidario en reiteradas ocasiones de que el nuevo estadio acoja la final de la Copa del Rey, como así se lo transmitió a la Federación Española a comienzos de temporada, sin que haya existido por el momento ninguna respuesta oficial al ofrecimiento.

El abandono del Vicente Calderón tras 51 años y el consiguiente trastoque emocional que provocaría en sus aficionados resultaron desde el principio el mayor de los temores para una dirección que desde que se inaugurase el estadio el pasado sábado ha ido caminando sobre el alambre. La última de las pequeñas discrepancias generadas entre los aficionados tiene que ver con el llamado Paseo de Leyendas que rodea el estadio, y las placas de los jugadores que lo componen. La selección de esos futbolistas generó episodios de vandalismo durante la celebración del histórico partido inaugural ante el Málaga. “Las placas son las que son. El que quiera o el que no esté de acuerdo... que venga y hable con las placas”, resolvió el presidente.

La asignación de la final de la Champions al Wanda Metropolitano oxigena a Cerezo y abre la puerta a que la nueva casa del Atlético muestre todo su esplendor.

Más información