Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tal, volcán en erupción permanente

Uno de los mejores atacantes de la historia hila un poema de gran belleza con sus piezas

Tal, volcán en erupción permanente.  Leontxo García.

Blancas: Ab1, Rc1, Td1, Th1, Dd2, Cc3, Cg3, Ah6; peones en a2, b2, d5, e4, f3, g4 y h5.

Negras: Ta8, Ac8, Te8, Cf8, Rg8, Ah8, Dc7, Cf6; peones en a6, c4, c5, d6, e5, f7, g6 y h7.

Hay motivos sólidos para definir a Mijaíl Tal como uno de los mejores atacantes y una de las estrellas del ajedrez más creativas de la historia, como ya vimos la semana pasada. Él mismo dijo que cada partida era para él un poema irrepetible, y la de este vídeo es otra de sus más bellas producciones artísticas. La ganó frente a un rival de postín, Alexánder Tólush, en el 24º Campeonato de la URSS (1957), del que también fue ganador, a los 20 años, el más joven de la historia. Un triunfo tan sonoro -que repitió en 1958- terminó de convencer a la Federación Internacional (FIDE) para hacer una excepción y otorgar a Tal el título de gran maestro, a pesar de que no cumplía estrictamente las normas en cuanto a éxitos en torneos internacionales, porque apenas había salido de la URSS. Pero no es menos cierto que en los torneos nacionales del país más grande del mundo, y del líder absoluto en ajedrez, así como en las Olimpiadas Universitarias de 1956 a 1958 (tres medallas de oro para la URSS y otras tres para él por sus resultados individuales), el Genio de Riga convenció a todos de que era un serio candidato para el trono del ajedrez.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >