Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

David Villa: “Asensio está haciendo méritos de sobra para ser titular”

El delantero asturiano, que regresa a la selección después tres años, asegura que no sería una decepción no jugar de inicio: "Mi rol será el de siempre; ayudar"

David Villa, junto a Marc Bartra, en la rueda de prensa de este martes en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas. Carlos Rosillo / Vídeo: ATLAS

“Durante toda mi vida he trabajado al máximo para que el seleccionador se fije en mí y me convoque, sea cual sea el equipo en el que juegue”, dijo David Villa. El Guaje se fue a Estados Unidos pero nunca dejó de soñar con volver. Así lo dijo este martes a mediodía en la concentración de España en Las Rozas. Listo para reincorporarse a un equipo al que elevó a la cumbre del campeonato mundial en 2010. Con la pátina de los futbolistas legendarios, después de tres años fuera de catálogo, repentinamente en el centro de la escena para disputar el partido más importante de la fase de clasificación del Mundial, contra Italia el próximo sábado en el Bernabéu.

“Obviamente”, dijo, “cuando decides irte a una Liga como la Major League Soccer, en la que vas a estar parado ocho meses, piensas, siendo realista, en que no vas a regresar. Lo veía difícil por la calidad de los otros delanteros españoles. ¡Pero el míster me ha llamado!”.

Después de varios meses de reflexión, Julen Lopetegui, el seleccionador, llegó a la conclusión de que España necesitaba un especialista, más que un goleador. Alguien de cualidades tan raras como Villa, que llevaba un año en Nueva York pendiente de cada convocatoria con España. Su viaje al fútbol estadounidense, lo que para cualquier profesional supone la prejubilación, fue, más que una retirada, una elipsis. Un movimiento engañoso como sus desmarques. Una forma de seguir alimentando su obsesión por el fútbol. A sus 35 años, se preparó a conciencia en una Liga menor con el fervor que le dedicaba a cualquier Champions.

“Dije que me iba a Estados Unidos a hacer lo mismo que he hecho toda mi vida desde que comencé en el Sporting”, comentó. “Levantarme cada mañana para intentar entrenar lo mejor que pueda. El seleccionador se ha tomado la molestia de cruzar el Atlántico para ir a verme, y ahora soy feliz”.

“Estoy viviendo en una nube”, prosiguió; “estoy muy contento viendo a todos los amigos, a los futbolistas y a todos los empleados de la federación”.

“Me da igual; lo importante es venir”, respondió cuando le preguntaron si no sentía que entraba en la convocatoria solo para tapar el parche que dejaba la ausencia de Diego Costa, actualmente marginado por el Chelsea y tratando de fichar por el Atlético. “Diego es mi amigo y espero que cuando se solucione su problemita vuelva por aquí. La realidad es que el seleccionador me ha incluido en estos dos partidos, que son muy importantes para la selección. Y aquí estoy. Para ayudar. Sin pensar lo que pudo haber sido o lo que será. Solo pienso en el día a día, en trabajar como siempre lo he hecho para que la selección encarrile la clasificación. Si miras esta lista, es alucinante. El potencial de España es enorme. ¿Por qué no va a volver otra época gloriosa?”.

También se refirió al buen momento de Marco Asensio, de quien dijo que está "haciendo méritos de sobra para ser titular", aunque "depende del entrenador", y dejó claro que "no sería una decepción" si él no fuese titular en su vuelta a la selección tres años después.

“Mi rol será el de siempre; ayudar, ser uno más”, concluyó, con una sonrisa inevitablemente ladina. El rol de David Villa es intransferible.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información