Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La concentración de Nacho

Con la sanción de Sergio Ramos, el canterano, que siempre cumple, ocupará el centro de la zaga contra el Valencia

Nacho (D) intenta quitarle el balón a Florin Andone  en el partido contra el Deportivo. Ampliar foto
Nacho (D) intenta quitarle el balón a Florin Andone en el partido contra el Deportivo. REUTERS

En la política de rotaciones de Zidane, el domingo contra el Deportivo le tocó a Nacho acompañar a Sergio Ramos en el centro de la zaga. El canterano, que siempre cumple y que terminó la temporada pasada con 39 partidos y 3.197 minutos (por los 1.460 de Pepe y los 3.381 de Varane), no había debutado todavía esta campaña.

Lo hizo en Riazor, donde el Madrid ganó 0-3, y el próximo domingo contra el Valencia (22.15, Movistar Partidazo) seguirá en el centro de la zaga debido a la baja por sanción de Sergio Ramos que fue expulsado contra el Deportivo. “Me alegro por el partido que ha hecho Nacho porque es uno que cumple, que está muy concentrado también cuando no juega, porque siempre piensa que puede estar. No jugó en los tres partidos anteriores [en las Supercopas] y de repente juega y lo hace muy bien. Me alegro porque puedo cambiar de dibujo y jugadores y todos lo hacen perfecto”, le piropeó Zidane.

El técnico francés, que tiene solo dos centrales para el duelo contra el Valencia (además del sancionado Ramos, Vallejo se está recuperando de una lesión muscular en el muslo), maneja una tercera opción en caso de emergencia. La de Marcos Llorente (otro de los que debutó el domingo). Zizou ya le empleó de central en el Castilla. No fue el único. También Fernando Morientes, cuando entrenó al Juvenil B, empleó a Llorente como central cuando perdió a uno de sus titulares.

Nacho, que se crió en la cantera blanca y se empeñó en quedarse en el Real Madrid porque estaba convencido de que valía para el primer equipo y que acabaría demostrándolo, esperó su momento con paciencia y sin rechistar. Ha pasado de no sumar más de 300 minutos en sus dos primeras temporadas a disputar algo más de mil en las siguientes a ser el multiusos indestructible de Zidane.

A sus 27 años no ha tenido ninguna lesión (a diferencia de Ramos, Vallejo y Varane o de Pepe el año pasado) y siempre que el técnico le ha necesitado, ha respondido. Ya sea de central derecho e izquierdo o de lateral derecho e izquierdo. Ya sea en partidos grandes (vuelta de los cuartos contra el Bayern, derbi de Liga en el Calderón) o contra rivales más accesibles. Zidane destaca su concentración. “Concéntrate y disfruta que esto no es eterno” es la frase que siempre le repite su padre, Chema, que tiene la costumbre de llamarle antes de cada partido.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información