Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Contador: “Hacía tiempo que no me sentía tan flojo”

El pinteño explica sus sensaciones en la etapa tras perder dos minutos y medio

Alberto Contador, este lunes.
Alberto Contador, este lunes. AFP

Dos caras sencillas, ni rebosante de alegría en Chris Froome, nuevo líder y dinamitero de la carrera, ni abotargada por la tristeza de Alberto Contador por su primera derrota, no definitiva, sí indicativa, en la tercera etapa de la Vuelta. Dos caras ni serias ni tristes. Contador, sencillo, tras la cruzar la linea de meta, para reconocer que hacía tiempo que no se había sentido "tan flojo”.

Las señales aparecieron pronto. Anecdótico fue que al principio de la etapa tuviese problemas con su sillín desajustado, ahí apretando tuercas, regulando, poniéndolo a la atura necesaria. El problema llegó mucho después: “Ya subiendo La Rabassa me di cuenta de que no iba nada bien, que había problemas y decidí regular el momento. La verdad es que no sé a qué se ha debido, pero me encontraba muy flojo. Ahora hay que esperar a que pasen los días y todo vuelva a la normalidad”. Lo que no ha cambiado es su principal objetivo: “Quiero seguir disfrutando de mi última Vuelta, pero confío en estar más adelante de lo que he estado hoy”, aseguró esbozando una sonrisa.

Una sonrisa similar a la de Froome, media sonrisa para festejar su triunfo: ""Hacía mucho tiempo que no me vestía de líder en la Vuelta”, dijo, antes de felicitar su equipo “porque ha hecho un trabajo excelento” y le puso nombre propio al citar a Giani Moscón, un debutante, por todo lo desarrollado en la etapa.

Froome luchó por la bonificación en el sprint intermedio: “En estas carreras hay que lucharlo todo. ¿Por qué no hacerlo?”, defendió luego.  Así logró segundos en ese paso intermedio y después en la línea de meta. Los segundos de hoy son los minutos de antaño. Que se lo pregunten a su todavía compañero Mikel Landa.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.