Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Barcelona también se bloquea en el mercado con Dembélé

El Dortmund, como hicieran el PSG con Verratti y el Guangzhou con Paulinho, rechaza vender al francés, que está desaparecido

Dembele
Dembele, antes de un partido con el Borussia Dortmund. Bongarts/Getty Images

Nadie quiere negociar con el Barça. No lo hizo el PSG cuando abonó la cláusula de rescisión de Neymar —ni siquiera quiso entablar conversaciones para pagar un poco más y así evitarse el recargo de los impuestos—, ni tampoco lo hacen los demás clubes en los que el Barcelona quiere fichar. Como el Borussia Dortmund, reacio a perder a su extremo Dembélé.

El primero en darle con la puerta en las narices fue el Guangzhou chino, que rechazó la oferta inicial de unos 25 millones por el medio Paulinho. “No está en venta”, declaró el club chino al tiempo que al Barça le trasladaron bajo mano que o 40 millones o nanay. Más seco fue el PSG, que no dio pie a una posible negociación por Verratti, el gran deseo del área deportiva porque entienden que con él se recuperaría el juego de medios, algo aún más necesario tras el adiós de Neymar. Su marcha, sin embargo, dejó 222 millones a un Barcelona que ahora no sabe cómo rentabilizarlos.

“Hay que gastar”, se congratulaban desde el club apenas unos minutos después de que Neymar apareciera con el dinero para lograr su libertad. Ahora, sin embargo, ven que no es tan simple. “Los demás saben que tenemos efectivo y es muy complicado negociar porque inflan los precios y saben que debemos reforzarnos”. Así ocurrió con el Liverpool, que atendió la semana pasada a varios emisarios del club decididos a cerrar la operación por el medio Coutinho. “Pidieron mucho, sí”, asegura una fuente oficial del Barcelona; “pero seguimos pensando que se podrá alcanzar un acuerdo”. Entre otras cosas porque saben que el futbolista quiere jugar en el Camp Nou y, confían, eso podría desbloquear la operación.

Ocurre que desde Inglaterra no piensan lo mismo y el técnico Klopp ya ha advertido en varias ocasiones que su jugador no se irá de ninguna de las maneras. “El problema es que el mercado está loco”, señalan desde las oficinas de la entidad. “Bueno”, intervienen desde la ciudad deportiva; “más bien lo están el City, el Madrid y sobre todo el PSG”. Más que nada porque parecía que el club parisino se iba a hacer con el delantero Mbappé (Mónaco) por 180 millones. “Pues eso no nos va bien porque las cifras engordan”.

Esa es, precisamente, la política del Dortmund. “Nos pidieron 150 millones. Y ese precio no lo vamos a pagar. ¡Ni hablar!”, resuelven desde el Barça. Pero sí que pasaron una oferta que rondaba los 80 millones fijos y que podía alcanzar los 110 con las variables. El Dortmund, claro, replicó ayer con un comunicado. “Nos hicieron una oferta que no corresponde con las extraordinarias habilidades del jugador y es excesivamente baja para la situación en la que se encuentra el mercado”, señala; “no hay ninguna otra oferta del Barcelona, por lo que el jugador no será traspasado”. Desde el Camp Nou explican que esta respuesta es una forma de congraciarse con su afición y, de paso, una medida de presión para el Barça, que sigue sin fichar, más allá de Semedo y Deulofeu.

El Dortmund sanciona al jugador

En su estrategia para presionar al Borussia Dortmund y conseguir que lo venda al Barcelona, Dembélé no se presentó en el entrenamiento de ayer, por lo que el club anunció poco después que lo suspendía hasta después del partido de primera ronda de la Copa alemana de este sábado a las 15.30, contra el Rielasingen, fuera de casa. La actitud del jugador eludiendo una práctica obligatoria, en rebeldía, también supondrá una multa: “Por supuesto que sancionaremos su indisciplina”, dijo el director deportivo del club, Michael Zorc, en un comunicado oficial publicado ayer.

En este caso, sin embargo, el Barça tiene mucho a ganar porque Dembélé se ha declarado en rebeldía, y ayer faltó al entrenamiento del equipo y no respondió a las llamadas del Dortmund. “No se ha entrenado hoy y no sabemos por qué. Hemos intentado localizarle pero sin lograrlo”, explicaba el técnico, Peter Bosz. El club anunció que lo suspendía hasta después del partido de Copa de este sábado contra el Rielasingen. "Por supuesto que sancionaremos su indisciplina", dijo el director deportivo Michael Zorc. “Nosotros no le hemos pedido a Dembélé que lo haga”, aclaran desde el Barça. Aunque saben que les va bien del mismo modo que también le han dado la palabra al jugador de que ahora no le van a dejar tirado —también les ha expresado su voluntad de vestirse de azulgrana—, por lo que harán una nueva oferta. Quizá, en esta ocasión, sí acepten negociar.

Más información