Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nadal castiga al joven Coric y está a dos partidos del número 1

El español, que quiere volver a la cima en Montreal, vence al croata por 6-1 y 6-2 en poco más de una hora

Nadal golpea una derecha ante Coric en Montreal.
Nadal golpea una derecha ante Coric en Montreal. EFE

Allí estaba Rafael Nadal de amarillo en la pista central del Masters 1000 de Montreal, de la Rogers Cup de Canadá. Recordaban algunos la vestimenta del tenista español. Era la misma que había utilizado en ese escenario hace 4 años, cuando comenzó el andar arrollador que lo llevó por tercera vez a la cima del ranking ATP. Borna Coric no era ni siquiera profesional entonces. Después, la joven promesa croata había sorprendido a Nadal en Basilea 2014, con 18 años y también lo había derrotado en Cincinatti el año pasado. Pero este miércoles, ya jueves en España, sufrió, sin embargo, en carne propia la energía de otro Nadal de amarillo, que se siente y juega ya como un número uno aunque aún no lo sea. El español, once años mayor, aplastó a su rival con solvencia (6-1 y 6-2 en una hora y 12 minutos) y jugará los octavos de final ante el local Denis Shapovalov, que a los 18 años sorprendió al argentino Juan Martín Del Potro y lo eliminó por 6-3 y 7-6.

Nadal está atacando la bola con la derecha de otra manera. Se mete en la pista para impactarla cuando sube, bien arriba, y acelera con la muñeca y el antebrazo como pocas veces. Asfixió así a Coric, nervioso, temeroso del amarillo victorioso, presionado ante la agresividad del español, obligado a jugar al límite, pero dubitativo y petrificado para soltar el brazo, cerrar los golpes, que salieron muy largos, muchas veces. Rafa, concentrado y muy sólido, apeló a la vieja fórmula: saque y derecha. Rompió temprano en el segundo juego y volvió a hacerlo en el cuarto para llevarse el primer parcial. 28 minutos, derecha, derecha y derecha. Nadal, sin puntos vistosos, con una ferocidad voraz, encaminó el encuentro, que para una primera ronda, historial abajo, pintaba complicado. El número tres del mundo solo cedió seis puntos con su juego de saque en el primer set y ganó 27 de los 40 disputados.

Coric, desconcertado, esto no es lo que esperaba, esto no es lo que se acordaba, intentó reaccionar sin éxito, más liberado, en el segundo set, pero el de amarillo es hasta mejor que el número uno de 2013.Y lo machaca por todos lados. Látigos casi sobre el cuerpo, sin retroceder. 20 ganadores contra siete del croata. Un globo delirante a la carrera en el cuarto juego del segundo, seguido de un break, liquidó el encuentro. Nadal volvería a romper en el quinto juego, con derechas, con reveses, con dejadas de volea y, en el anteúltimo turno de la noche, antes de que bajara el sol, ya naranja en Montreal, había incendiado a Coric por 6-1 y 6-2.

Más información