Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Audi Cup 2017: El Atlético sigue igual

El conjunto de Simeone, sólido en defensa, remonta (2-1) ante el Nápoles en un amistoso caliente y competitivo

Griezmann esquiva a Jorginho.
Griezmann esquiva a Jorginho. Bongarts/Getty Images

El Atlético de Madrid confirmó que sigue siendo el equipo de Diego Pablo Simeone. Ante un rival que despliega un fútbol “fantástico” según las palabras en la previa del entrenador colchonero, al Atleti no le incomodó replegarse en su campo para ver el balón correr de lado a lado durante varios tramos del partido. Y es que el conjunto italiano practica un juego alegre, con veloces combinaciones al ras del piso y con paciencia para elaborar jugadas peligrosas, pero ante el cerrojo rojiblanco careció de profundidad y sufrió cuando le tocó defender en su campo. Choque de estilos en la Audi Cup en Múnich, con intensidad, pierna fuerte, y victoria para los rojiblancos por 2 a 1.

Si hace un año el funcionamiento del equipo le demandaba al entrenador argentino ese paso adelante en ataque que adoptó casi naturalmente, pero que a la larga le trajo problemas, este verano, sin muchas variantes ante la imposibilidad de fichar, la situación se da a la inversa. Durante los primeros 20 minutos del partido, el Nápoles tuvo la pelota casi siempre: el 75% del tiempo, pero Oblak no había intervenido. El Atlético neutralizaba las embestidas y no se sentía incómodo defendiendo en su área. En ese comienzo la única ocasión del partido llegó a través de un balón parado de Koke que encontró la cabeza de Godín y, más tarde, las manos de Reina. Pero qué alegre juega el Nápoles, es cierto, con permanentes triangulaciones, esta vez, con el prometedor Diawara en el banquillo, a través de Jorginho, Hamsik, Callejón e Insigne.

El Atlético, con un once muy titular, mostró las virtudes y los defectos que exhibió en el tramo final del curso pasado. Continúa siendo un problema la adaptación de Nico Gaitán al engranaje del equipo, sobre todo en defensa. Sufrió mucho durante la primera mitad con las proyecciones de Ghoulam, lateral izquierdo del Nápoles, punto alto del amistoso. Así llegó la primera ocasión para los napolitanos: Gaitán dejó centrar con comodidad al defensa y Savic, muy bruto, derribó a Callejón dentro del área. Penalti para el Nápoles: Milik, zurdo, cruzado abajo, y Oblak, que mantenía el 0 a 0.
Había sido hasta entonces la única participación del guardameta colchonero. Iban 30 minutos de una primera mitad donde las ocasiones más claras habían sido para el Atlético. Primero, una combinación entre Griezmann, Gaitán (que es muy claro cuando aparece en ataque), Carrasco y Filipe Luis, que el delantero francés remató de cabeza a la altura del punto penalti. Gran parada de Reina. Y los primeros 45, sin goles.

Carrasco pasó a la derecha en los primeros minutos de la segunda parte, fijó al permanentemente peligroso Ghoulam y el Atlético pareció más acomodado en el terreno de juego, pero otro centro del lateral izquierdo encontró a Callejón, que con una gran definición de volea adelantó al equipo italiano en el minuto 55.

Y entonces Antoine Griezmann demostró que todo sigue igual porque él también continúa siendo determinante para el equipo de Simeone. En un rapto de electricidad, el francés combinó una pared con Thomas, llegó hasta la línea y centró atrás, de derecha, para que Fernando Torres, empatara a uno con una linda definición. Se retiró Gaitán, otra vez primer cambio, entró Thomas, y Carrasco volvió a la izquierda desde donde volvió a lastimar. Después, entraron Correa, Vietto, Giménez y Lucas, por Griezmann, Torres, Savic y Filipe. Los cambios despeinaron un poco el duelo táctico del partido que Vietto sentenció para los de Simeone tras un córner. Buena remontada y la vieja solidez para el Atlético del Cholo.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.