Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Descanso merecido... o trabajo por hacer

El Mundial de Fórmula 1 pasa el ecuador y ya se pueden evaluar los resultado

Fernando Alonso, durante el GP de Hungría.
Fernando Alonso, durante el GP de Hungría. Getty

Como viene siendo habitual en Fórmula 1, en agosto nos tomamos un descanso obligatorio de dos semanas en las que los equipos no pueden trabajar a excepción de unos pocos miembros que no tienen implicación directa en las carreras.

Se han completado 11 de las 20 carreras, un poco más de la mitad, y ya se pueden evaluar los resultados, extrapolarlos, ajustar los objetivos de inicio de año o directamente pensar ya en 2018. 

¿Qué conclusiones se pueden sacar de este primer semestre?

El duelo entre Mercedes y Ferrari o Hamilton y Vettel

Los dos equipos empezaron el año muy juntos, con ligera ventaja para Mercedes, pero con Vettel sacando más puntos en las carreras. La situación no ha cambiado. El mejor coche es el plateado, pero carecen de la ventaja que tenían en temporadas anteriores. Siguen siendo los favoritos para los dos títulos, pero que no se descuiden. 

Los que progresan 

Tres equipos son los que más mejoran en estas 11 carreras. Detrás de los dos mejores equipos está Red Bull mejorando un 0.027% cada carrera respecto al mejor coche. No es suficientemente rápido para batallar siempre con los de delante, pero detrás tienen mucho margen para cometer errores. Ya empiezan a respirar detrás de la nuca a Ferrari, y no tardaran en ponerles en apuros si siguen así.

Como segundo equipo en mejora por carrera esta Force India, que está consolidado como el cuarto mejor equipo y acercándose a Mercedes a 0.030% por carrera. Muy regulares con los dos pilotos, pero si bien están lejos de poner en apuros a Red Bull, tienen un pelotón al acecho para robarles puntos cada carrera.

El siguiente es McLaren, que ha experimentado la mayor mejora de todos los equipos desde el comienzo (0.048% de media por carrera), pero partían sorprendentemente desde muy atrás comparados con los Mercedes. La velocidad mejora, pero la fiabilidad tiene que hacerlo también, y mucho. 

Los escuderos 

No estaban definidos al inicio del campeonato, pero cada vez queda más claro que Räikkönen y Bottas son los mejores ayudantes que los jefes de filas podrían desear. Roban puntos al enemigo cuando se requiere, siguen las órdenes de equipo y ponen la presión suficiente para que el líder del equipo no se relaje, todo ello, manteniendo una buena relación con su jefe de filas. De los dos, Bottas es el que se acerca más a su compañero y aún sería posible verlo luchar por el título.

Pero en otros equipos no ocurre lo mismo. Red Bull tiene dos pilotos con gran talento, pero aunque Ricciardo se muestra mucho más consistente que el agresivo Verstappen no se aceptan subordinados entre ellos.

Aún más fuego hay en Force India, donde los dos corredores se empeñan carrera tras carrera en acabar uno detrás del otro, alternando el orden. 

Las decepciones 

La mayor de todas ha sido McLaren. No han estado a la altura en esta primera mitad de campeonato y aun con las mejoras no van a llegar a tener resultados como se esperaba.

Tampoco Williams que se han convertido en el peor equipo con motor mercedes, y va cayendo cada carrera un poco más con respecto a los mejores.

Un caso particular es Renault, que al contar solo con un piloto que puntúa regularmente no consigue la posición del campeonato que merece la velocidad del coche

Los asientos calientes 

Podemos ver como un Bottas está rindiendo por encima de lo esperado. Ocón planta cara como si fuese un veterano a un Pérez que es un experto de la regularidad. Ricciardo trae siempre muchos puntos donde no parecían posibles. Verstappen demuestra una ambición y agresividad que demuestran que tiene eso que diferencia a unos pocos. Estos serían los que están dando alegrías a sus equipos.

En cambio, hay algunos pilotos que no han estado a la altura de sus compañeros de equipo. Stroll, Palmer, Vandoorne o Magnusen son los que más diferencia han mostrado en clasificación con sus compañeros de equipo, pasando del 0.3% de media por detrás de ellos. Aunque luego en puntos debe preocuparse Kyviat también ya que no suma suficientes comparado con Sainz. 

Los españoles 

No hay ninguna duda de la calidad de Fernando Alonso. Claramente más rápido que su compañero de equipo y obteniendo lo máximo que permite el coche en cada carrera. No es patriotismo cuando queremos verle con un coche mejor, lo piensan hasta los rivales.

Carlos Sainz está haciendo bien el trabajo, sumando el 89% de los puntos de Toro Rosso. De media es siempre más rápido que Kyviat en clasificación, por lo que no se le puede reprochar nada.

El inconveniente es que los asientos buenos son solo seis. Y aunque nadie sabe cuáles serán los mejores coches de 2018, todo apunta a que seguirá siendo una cosa de tres. 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.