Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las chicas nadan a velocidad de hombres

Sarah Sjöström bajó la barrera de los 52s en los 100m libre, y esa fue la marca de Mark Spitz en 1971

Sarah Sjöström al concluir la final de 50 libre. Ampliar foto
Sarah Sjöström al concluir la final de 50 libre. EFE

Los años post-olímpicos no solían ser tan espléndidos. Pero desde Barcelona 2013 los récords se baten incluso en el año en que se supone que los nadadores están disfrutando de sus marcas y medallas obtenidas en los Juegos del año anterior. Ya no hay descanso. De hecho, 16 marcas de ganadores en estos campeonatos han sido mejores que los medallistas de oro de los Juegos de Río.

Hemos visto cómo Caeleb Dressel casi bate el récord de 100m mariposa realizado el año 2009 con bañador de poliuretano. El primer día Sarah Sjöström bajó la barrera de los 52s en los 100m libre, y esto nos ha recordado que esa fue la marca que realizó Mark Spitz en el año 1971, antes de sus medallas en los Juegos de Múnich 72, con tiempos ligeramente inferiores a lo que están haciendo las mujeres. Esto podría reproducirse en otras muchas pruebas, tal como puede comprobarse en la evolución histórica de los récords del mundo en la prueba de 100m libre. Se puede decir que las nadadoras están ahora nadando como los nadadores de inicios de los años 70.

Los récords en Mundiales de natación.
Los récords en Mundiales de natación.

La evolución sugiere que las mujeres se aproximan a los hombres en fortaleza física, pero esta es una impresión ilusoria. Las mujeres tienen ciertas ventajas en la práctica de la natación, como una menor densidad corporal, una distribución diferente de dicha densidad en las distintas partes del cuerpo y una morfología levemente más hidrodinámica. Si a eso añadimos que su bañador cubre una superficie corporal mayor, comprimiendo más los músculos, con las ventajas hidrodinámicas y de eficiencia muscular que ello conlleva, el efecto es apreciable.

Mujeres como Katie Ledecky, Sarah Sjöström o Lilly King pueden nadar a la misma velocidad que los hombres del pasado sin necesidad real de una mayor potencia o fuerza muscular. Las mejores marcas mundiales comparadas tienen todavía más de 40 años de diferencia, aunque las marcas tiendan poco a poco a aproximarse. Ha habido cambios en el reglamento o en el equipamiento utilizado que han influido en la evolución o involución de los resultados. La reciente utilización de los nuevos poyetes de salida con apoyo posterior desde 2010 o el soporte de los pies para la salida de espalda, incluido en 2012, contribuyen en reducir los tiempos unas 15 centésimas.

Solo un pequeño recuerdo al único nadador español reciente que posee un récord mundial: Rafael Muñoz en 50m mariposa. Caeleb Dressel no ha batido su récord. Él nadó con bañador de poliuretano, pero su poyete de salida era pequeño y sin el apoyo posterior, lo que fue un condicionante a su rendimiento que da más valor a ese récord.

Raúl Arellano es catedrático de la Universidad de Granada y biomecánico de natación.