EUROCOPA FEMENINA | ESPAÑA 0-2 INGLATERRA

España sucumbe a Inglaterra y se jugará el pase a cuartos de la Eurocopa frente a Escocia

Un gol en cada parte certifica la superioridad física del cuadro de Sampson frente al dominio del balón de La Roja

Andrea Pereira cabecea ante Taylor.
Andrea Pereira cabecea ante Taylor.DANIEL MIHAILESCU / AFP

España sumó este domingo su primera derrota en la Eurocopa frente a Inglaterra (2-0). Un gol de Kirby en la primera parte y otro de Taylor en la segunda certificaron la superioridad física y efectiva de las inglesas frente a dominio, en ocasiones estéril, de la selección de Vilda. 

INGLATERRA, 2; ESPAÑA, 0

Inglaterra: Bardsley; Bronze, Bright, Houghton, Stokes; Scott, Moore, White (Duggan, m. 78), Kirby (Christiansen, m.68), Nobbs; y Taylor (Potter, m.88).

España: Sandra; Torrejón, Irene Paredes, Pereira; Corredera, Losada (Olga García, m. 72), Meseguer, Alexia Putellas, Leila Ouahabi (Bárbara, m.88); Amanda Sampedro (Torrecilla, m. 89) y Hermoso

Goles. 1-0. M. 02. Kirby. 2-0. M. 85. Taylor. 
Árbitra: Carina Vitulano (ITA). Amonestó a Irene Paredes (min.30) y Pereira (min.68) por parte de España.
Estadio Rat Verlegh, Breda.

Nada más salir al campo, España recibió dos golpes bajo el diluvio de Breda. Dos arremetidas que de las inglesas para mostrarle a su rival de qué iba a ir la cosa. Nada de bromas. Nada de sustos, como el que tuvieron en los primeros segundos cuando Houghton resbaló mientras combinaban Jenni Hermoso y Vicky Losada dentro del área. Losada, que frente a Portugal abrió el marcador, estuvo esta vez lenta de reflejos para aprovechar el hueco que dejaba la caída de la capitana inglesa. Su disparo se marchó fuera. Incrédula, la selección de Mark Sampson quiso dejar en un espejismo la oportunidad española. Un saque de banda peinado en dos ocasiones propició una avalancha en ataque, que, mal gestionada por España en defensa, dejó espacio a Kirby para superar a Sandra Paños.

Prácticamente en la siguiente jugada, una falta lanzada por Nobbs desde la banda derecha fue cabeceado magistralmente por Bright cerca del pico izquierdo del área. Su lejano testarazo se coló por encima de la meta española, pero la árbitra consideró de forma errónea que el remate se había producido en fuera de juego.

Más información

Este segundo golpe no subió al marcador pero alargó el desconcierto de España, que por lo menos tomó nota del peligro más evidente de las inglesas: su poderío aéreo. Aunque no es el único. Sabía la selección de Vilda que tenía que compensar la carencia física con su juego de toque. Las españolas no son tan rápidas ni tan fuertes, pero tiene armas suficientes para contrarrestar el tosco y efectivo juego inglés. Ironizó sobre ello el técnico Sampson antes del partido para meter presión. Dijo que era fácil enamorase del juego elaborado de las españolas, pero luego habló de unas “artes oscuras” por la presión que, según él, hacen con los árbitros.

Pero la fuerte Inglaterra fue palideciendo progresivamente. Ni siquiera la tremenda lluvia, que provocaba caídas e imprecisiones, se mostró como un escenario propicio para su juego: presión intensa, robos en el centro del campo y salida rápida a la contra. Poco a poco la selección de Vilda convirtió el partido en un monólogo con una posesión superior al 70%.

Le costaba, sin embargo, traducir ese dominio en situaciones de peligro. Muy bien colocada, las inglesas obligaban a España a retrasar el balón una y otra vez. Si superaban la primera línea de presión, había un muro inglés. En ocasiones parecía que solo el carácter de Paredes, central española del PSG, echaba al equipo hacia arriba. 

Con los minutos España empezó a encontrar la movilidad de Sampedro y la velocidad de Corredera por la derecha, la única novedad de Vilda respecto al primer choque. La azulgrana, que puede jugar de extremo y de lateral, anduvo al principio muy cerca de la defensa de tres centrales que preparó Vilda. Pero en la segunda parte ya se le vio mucho más liberada. También se reactivaron Jenni Hermoso, Putellas y Meseguer. Un pase picado de esta última casi es aprovechado por Hermoso, pero se anticipó Bardsley.

Las paredes y los cambios de orientación dieron oxígeno a España, que ahora sí superaba con más facilidad las líneas de Inglaterra. Vilda dio entrada a Olga García en el minuto 70 y en una de los primeros ataques en los que participó, White se resbaló cuando intentaba despejar un centro de Torrejón tocando el balón con la mano. La árbitra señaló penalti, pero poco después se retractó y le dio el balón a las inglesas. La extraña jugada volvió a dejar noqueada a España. Inglaterra lo vio, puso un una marcha más y sentenció el partido con un gol de Taylor tras una de sus mejores combinaciones.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50