Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Yeray Álvarez deja la Sub-21 para volver a tratarse un tumor testicular

El central del Athletic de Bilbao ya se había operado de esa dolencia en 2016

Yeray, durante un entrenamiento en una foto de archivo. En el vídeo, el futbolista del FC Barcelona y de la selección española Sub-21, Denis Suárez. ATLAS

La rutina tiene sus sorpresas. La última se la dedicó el azar a Yeray Álvarez, futbolista del Athletic, que en un control rutinario, comprobó como el cáncer testicular descubierto y operado en diciembre del pasado año se reproducía en lo que se denomina una “adenopatía” que requiere un tratamiento de quimioterapia que al menos le va a suponer tres meses de baja. “Si tengo que volver a tumbarlo, lo volveré a hacer y lo haré una y mil veces”, señalaba el jugador rojibanco, de 22 años, en su cuenta de Instagram, tras abandonar la selección sub 21 con la que iba a disputar el campeonato de Europa.

Yeray, tras unas molestias que perduraban, conoció el pasado 23 de diciembre que sufría un cáncer testicular. En una conferencia de prensa urgente, el presidente del Athletic, Josu Urrutia, y el médico del club, Josean Lekue, comunicaron la enfermedad del jugador, una dolencia que le unía a la lista de deportistas que habían pasado por el mismo trance, como el ex valencianista Lubo Penev, el holandés Arjen Robben, que también sufrió una recaída, el portero Molina o los argentinos Jonás Gutierrez y Carlos Roa, o Sergio Aragoneses que también recayó de la enfermedad cuando parecía superada, pero volvió a jugar.

La recuperación de Yeray fue meteórica. A mediados de enero, tras sufrir la extirpación de un testículo, recibió el alta médica y el 4 de febrero se volvió a vestir de corto en un partido oficial en el Camp Nou, precisamente cuando se celebraba el día mundial contra el cáncer. “No tengo miedo a nada”, afirmó y repitió Yeray en los actos en los que participó recordando su experiencia y colaborando en la lucha contra el cáncer.

Yeray no solo regresó a los campos de fútbol sino que en un brevísimo espacio de tiempo su estado de forma olvidaba las contingencias médicas y psicológicas de la enfermedad. El central rojiblanco ha disputado 36 partidos en la pasada temporada y ha sido el principal puntal en la defensa y el debutante más estruendoso de cuanto se ha producido en los últimos años en el Athletic, que le renovó hasta 2022 con una cláusula de rescisión de 30 millones de euros. Su presencia en la sub 21 era el colofón a la temporada de un futbolista inesperado que llegó al primer equipo a la chita callando, amparado por su temporada en Segunda División con el Bilbao Athletic.

Yeray libra ahora el segundo tiempo de su particular partido contra el cáncer. Un partido que durará tres meses, según las previsiones médicas, incluyendo la quimioterapia para desbrozar el camino hacia la normalidad, esa que la última sorpresa le ha alterado cuando se aprestaba a competir en el Europeo sub 21.