Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jorge Sampaoli, nueva promesa de la larga saga de entrenadores argentinos que triunfan en el mundo

El nuevo técnico de la selección de Argentina renueva una lista integrada por nombres ilustres como Bielsa, Simeone, Pekerman y Martino

Jorge Sampaoli durante su presentación como nuevo entrenador de la selección de Argentina, el jueves 1 de junio.
Jorge Sampaoli durante su presentación como nuevo entrenador de la selección de Argentina, el jueves 1 de junio. Reuters

Jorge Sampaoli asumió el jueves la dirección técnica de la selección argentina con citas más naturales para una ronda de mates en la Pampa Húmeda que para el complejo deportivo de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) en Buenos Aires. En su presentación ante la prensa, el entrenador aludió a la poesía campesina de uno de los últimos referentes de la música gauchesca, José Larralde. “Hay una frase de Larralde que dice ‘qué lindo estar cerca de lo que de lejos se admira’. Parecía muy lejos esto y que se concrete genera mucha ilusión”, refirió el exentrenador de Sevilla a “Herencia pa un hijo gaucho”, un tema que el cantautor folclorista compuso en clave de hombre de campo en 1969, cuando los Mundiales todavía no eran televisados en directo.

Sampaoli, que en virtud de la guerra fratricida que la AFA mostró en los últimos meses también podría haber recitado el Martín Fierro, la obra maestra del género gauchesco en la que José Hernández escribió en 1872 “los hermanos sean unidos, porque esa es la ley primera, porque si ellos se pelean, los devoran los de afuera”, firmó un contrato por cinco años, un ciclo que le aseguraría el puesto durante los próximos dos ciclos de Copas del Mundo: lo que resta de las eliminatorias para Rusia 2018, en la que una turbulenta Argentina sobrevive en zona de repesca a falta de cuatro fechas, y todo el camino hacia Qatar 2020. Cumplir el acuerdo sería una gesta: la albiceleste cambió dos veces de entrenador en el actual camino a Rusia y Sampaoli es el noveno en los últimos 13 años.

Diego Simeone en el Vicente Calderón, el 21 de mayo pasado.
Diego Simeone en el Vicente Calderón, el 21 de mayo pasado. AFP

Pero a falta de una selección que regrese a sus mejores horas, de proyectos más estables y de una AFA alguna vez creíble (la reciente renovación de autoridades con Claudio Tapia como nuevo presidente todavía no consiguió el aval popular), el fútbol argentino descubre brotes verdes al costado del campo de juego: una camada de jóvenes técnicos que en los últimos años se insertó en las ligas europeas y se suma a una generación de mayor experiencia que desde hace rato es hegemónica en las selecciones de Sudamérica.

“El fútbol argentino siempre dio entrenadores de calidad. Es un país en el que hay una fuerte tradición de hablar de fútbol, de opinar, en bares, peluquerías y el lugar que sea. Hay un análisis hasta el cansancio, así que los jugadores ya nacen escuchando hablar de fútbol”, dice Ángel Cappa, extécnico de River y Tenerife entre otros clubes, desde su casa en Madrid, y podría haber agregado una de las frases que más circulan en Argentina: “En este país hay 40 millones de técnicos”, en relación, justamente, al total de su población.

Ricardo Gareca, entrenador de la selección de Perú.
Ricardo Gareca, entrenador de la selección de Perú. EFE

Acaso por su apariencia rockera, o porque que hasta hace pocos años era desconocido en su país (nunca jugó ni entrenó en Primera División), o porque recién llegó a Europa la temporada pasada, sorprende que Sampaoli sea el más veterano de los técnicos argentinos de mejor reputación actual: tiene 57 años. Sus otros tres compatriotas que dirigieron en la liga española la temporada que acaba de terminar son más jóvenes: Diego Simeone volvió a elevar al Atlético de Madrid todo lo alto que es posible a sus 47 años, Eduardo Berizzo llevó al Celta a la semifinal de la Liga Europa también a los 47 y Mauricio Pellegrino clasificó al Alavés a la final de la Copa del Rey con 45. Mientras Simeone seguirá en el Atlético, los otros dos cambiarán de equipo, aunque la semilla ya está plantada y habrá enroque de argentinos. Berizzo es el candidato para reemplazar a Sampaoli en el Sevilla y el Alavés se contactó con dos compatriotas de Pellegrino para su reemplazo: Luis Zubeldía, de sólo 36 años, actual técnico del DIM de Colombia, y Matías Almeyda, de 43, que el domingo lideró la primera liga mexicana para las Chivas de Guadalajara en los últimos 11 años.

Pero acaso aún más exitoso haya sido Mauricio Pochettino en Inglaterra, que con 45 años construyó un gran Tottenham Hotspurs: los Spurs fueron subcampeones en su actuación más destacada desde que ganó la liga en 1961. Pochettino y Berizzo fueron compañeros de defensa en Newell’s Old Boys a comienzos de la década del 90, en un equipo que dirigía Marcelo Bielsa y en el que también se destacaba Gerardo Martino, extécnico de la selección argentina y del Barcelona, y actual del Atlanta United de Estados Unidos. Si Bielsa fue el gran inspirador para que Pochettino, Berizzo, Martino y Sampaoli (que jugó en las inferiores de Newell’s pero no fue dirigido por el “Loco”) se dedicaran a entrenar, el club rosarino en el que también se forjó Lionel Messi es la cuna de varios de los mejores técnicos argentinos vigentes. Bielsa, ya con 61 años, y después de casi dos años sabáticos, dirigirá desde agosto al Lille, de la Ligue 1 de Francia.

Mauricio Pochettino, entrenador de Tottenham Hotspur.
Mauricio Pochettino, entrenador de Tottenham Hotspur. Reuters

“Cuando yo volví de jugar en España, en 1972, y comencé a trabajar en las divisiones inferiores de Newell’s, dejé en claro que la parte futbolística de los jugadores debía ser tan importante como su vida en sociedad”, explica Jorge Griffa, exjugador de Atlético de Madrid e histórico formador de futbolistas y técnicos en Newell’s. “La vida no es sólo fútbol, y Newell’s consiguió un estilo que lo marcan Bielsa y ahora también Pochettino y Berizzo”, agrega Griffa, en Buenos Aires.

El prestigio de Simeone, Pochettino, Berizzo y Pellegrino en Europa, más allá de sus estilos diferentes, es la confirmación de un fenómeno que hace rato explotó en Sudamérica. De los 10 países que participan en las Eliminatorias, cinco tienen entrenadores argentinos: Juan Pizzi en Chile, José Pekerman en Colombia, Ricardo Gareca en Perú y Gustavo Quinteros en Ecuador (más, lógicamente, Sampaoli).

“Además, en Argentina hay una camada de jóvenes entrenadores que son muy buenos: Almirón (Jorge, de Lanús), Barros Schelotto (Guillermo, de Boca), Gallardo (Marcelo, de River), Cocca (Diego, de Racing) y Domínguez (Eduardo, de Colón). Vendrían a ser nuestros hijos”, agrega Cappa. “Sampaoli defiende la tradición del fútbol argentino, del buen juego, del fútbol de ataque”.

Según un registro de la web AXEM, Argentinos Por El Mundo, 2.404 compatriotas de Messi juegan en el extranjero diseminados por los cinco continentes. A ellos se les suman otros 262 entrenadores argentinos o ayudantes de cuerpo técnico que trabajan en clubes o selecciones fuera de su país. A esa lista acaba de sumarse Diego Maradona, reciente entrenador de Al-Fujairah, de la Segunda de Emiratos Árabes, muy lejos de la Pampa Húmeda, donde un Sampaoli inspirado en las milongas camperas de Larralde intentará reactivar a una selección en estado de alerta.

Más información