Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Selecciona etapa

¡Viva el Tour de Francia!

'Plomo en los bolsillos' transmite el lirismo de aquella epifanía de infancia al descubrir la carrera francesa

¡Viva el Tour de Francia!

Hay primeras veces que marcan. Si, con nueve años, tu padre te lleva al Tour de Francia para ver una etapa. Lo hace dos días antes, con tienda de campaña incluida. Cuando llega la hora decisiva, la niebla se abalanza sobre Luz Ardiden. Las radios te dicen que tus dos ídolos -Pedro Delgado y Pello Ruiz Cabestany- están siendo protagonistas de la etapa. Y, de repente, los ves aparecer entre la niebla, tras una hilera de focos de coches y motos. Con los rostros desencajados por el esfuerzo. Y, una vez terminada la carrera, coincides con ambos ciclistas en la meta y te llevas un autógrafo a casa.

Así deberían ser todas las primeras veces. Y así fue, al menos, la primera vez de Ander Izagirre en el Tour. El escritor y periodista donostiarra transmite el lirismo de aquella epifanía de infancia a Plomo en los Bolsillos (Libros del K.O.), un libro que, como indica el subtítulo que lo acompaña, recoge "malandanzas, fanfarronadas, traiciones, alegrías, hazañas y sorpresas" de la prueba francesa. 19 capítulos para conocer la historia de la competición a través de las personas que la han hecho grande. De las desternillantes anécdotas que dejaron las primeras ediciones a la inclusión del Tourmalet tras cruzarlo con nieve y a pie, pasando por las chuletas o el plomo en los bolsillos del maillot. O Vicente Blanco haciendo casi 1000 kilómetros en bici para tomar la salida. Desde Bilbao, por supuesto.