Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Atlético persigue una remontada contra natura

El equipo de Simeone, que ha ganado 11 partidos esta temporada por 1-0, tendrá que arriesgar y modificar sus parámetros habituales del juego

Atletico vs Real Madrid
Gameiro trata de superar a Keylor Navas en el partido de ida de las semifinales de la Champions. EL PAÍS

“Es fútbol y todo puede ocurrir”, repite Diego Pablo Simeone para concienciar a sus jugadores de que la complicada empresa de remontarle al Real Madrid el 3-0 de la ida puede ser posible. El discurso del técnico se agarra a ese punto de intangibles que pueden rodear al juego durante un partido. Sin embargo, la realidad numérica, el estilo y los síntomas ofrecidos por el equipo durante la temporada se oponen frontalmente a la compleja tarea que debe acometer el Atlético: marcar cuatro goles y no encajar ninguno ante un equipo que está a punto de sumar 60 partidos perforando la puerta contraria. El intento de la gesta y su culminación van contra natura de lo que suele desarrollar el Atlético en los partidos. Es complejo imaginar a un equipo que necesita tres goles como mínimo esperando al contragolpe y renunciando a manejar el encuentro en campo contrario. “Hay que arriesgar, pero también sabiendo que un gol de ellos prácticamente nos elimina”, advierte Filipe Luis.

Las estadísticas dicen que esta es una de las temporadas que más goles (100) ha logrado el Atlético desde la llegada de Simeone, pero el aroma que desprende el equipo es que le cuesta hacer goles. Se le sigue relacionando con un conjunto más abonado a administrar un 1-0 (11 partidos este curso entre todas las competiciones) que a desplegarse a la búsqueda de marcadores abultados desde el dominio del juego. “Necesitamos precisión y tranquilidad para afrontar un partido muy importante”, advirtió Simeone a la conclusión del partido con el Eibar.

La falta de acierto ante el gol fue uno de los diagnósticos internos más recalcados durante el bache de noviembre y diciembre que alejó al Atlético de la pelea por la Liga y que le hizo ver peligrar seriamente ese tercer puesto que ahora tiene a un solo punto de certificar. Por entonces, los análisis se centraban en los acompañantes de Griezmann. Sobre todo, en Gameiro, fichado por 35 millones de euros con la esperanza de añadir una buena suma de goles que completara los de su compatriota, que suma 25 tantos entres todas las competiciones.

El Atlético debe afrontar la remontada sin un nueve cuyos números inviten al optimismo y constituyan una amenaza sólida para la defensa del Madrid. Gameiro ha sumado 16 tantos, Fernando Torres, ocho, y Correa, siete. Simeone y sus futbolistas tendrán que abordar la gesta sin un rematador que haya alcanzado los registros intimidadores de Radamel Falcao o Diego Costa en otras temporadas. Si Mandzukic y Jackson Martínez no cuajaron, Gameiro tampoco ha terminado de hacerlo.

Hace una semana, nada más terminar el partido contra Las Palmas, Gameiro admitía que aún no estaba al cien por cien físicamente. La pubalgia que padece ha obligado al cuerpo técnico a seleccionarle los partidos y medirle los minutos de juego desde que reapareció hace 15 días en Cornellà. Su última suplencia, ante el Eibar, apuntó a esa precaución que Simeone y los servicios médicos del club deben tener con él. El partido de mañana es casi la última ocasión de esta temporada para justificar el desembolso realizado.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información