Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Simeone: “Es imposible, pero como somos el Atlético somos capaces”

El técnico rojiblanco asume la derrota pero se agarra al orgullo para tratar de convencer a su grupo y mantener la esperanza

Rueda de prensa de Cholo Simeone Ver fotogalería
Simeone, durante el partido ante el Madrid. AFP

Cuesta comprender al Simeone reflexivo que aparece en ocasiones por la sala de prensa sobre todo cuando el otro Simeone, el inquieto, el que grita, el que protesta, el que se ha dejado la voz pocos minutos antes está tan reciente en la memoria. Por eso, al principio esa estampa sosegada parece una pose, una especie de escudo que dice: “¿Veis? No soy lo que mis gestos dicen”. Por eso, cuando tras caer goleado asomó por las entrañas del Santiago Bernabéu con la voz gastada pero las manos quietas, juntas, con los dedos entrelazados y lanzó un: “A recuperarse, que el sábado hay otro partido”, la estampa pareció a punto de resquebrajarse. Pero aguantó.

“El fútbol es lo que sucede en el campo y el rival fue mejor por lo concreto que fue y ante eso solo queda felicitarlo”, reconoció en forma de reconocimiento. Pero era complicado que esa idea quedase ahí, y no tuviera que hacer frente al varapalo de encajar tres goles que alejan Cardiff unos cuantos kilómetros más del Vicente Calderón donde puede que el asalto que resta no resuelva el entuerto en el que el Atlético se metió en el Bernabéu. “El fútbol es maravilloso porque suceden cosas inesperadas algunas veces. Es dificilísimo, es imposible, pero sigo creyendo que tenemos opciones. Porque como nos llamamos Atlético de Madrid posiblemente seamos capaces”, se despachó el argentino.

Como esa estampa de serenidad no parecía convencer a todo el mundo, le preguntaron al entrenador rojiblanco si estaba más enfadado o defraudado por lo ocurrido. “Ninguna de las dos cosas. Tengo un sensación de tranquilidad mayor que nunca. No fuimos profundos, no tuvimos situaciones de gol pero vamos a jugar todas las opciones mínimas que tengamos”, añadió Simeone. Trató de quitar la presión de su equipo el argentino, que tras el tercer gol de Cristiano, por unos pocos minutos, lo que restaban para terminar el partido paró de gesticular. Se abrazó a la cintura y miró el horizonte. ¿Por qué? “No había que dar ninguna indicación porque el partido estaba claro sobre el terreno de juego”, dijo. No estaba vencido pues.

“Ha sido una noche para olvidar. No hemos sabido dar la cara y el miércoles tenemos otra oportunidad. Quiero pedir disculpas a toda esa gente que ha estado aquí con nosotros”, aseguró Koke con esa cara y esa voz de quien está deseando esconderse bajo tierra. “Hemos estado imprecisos, no dábamos tres pases y eso nos ha condenado. El fútbol es muy bonito para lo bueno y para lo malo”, se sumó el medio rojiblanco. ¿Y lo de tener que marcar cuatro goles? “Ya lo hicimos una vez [en la temporada 2014-2015], y si no creyéramos no saldríamos a jugar”, completó, antes de añadir: “El Cholo nos ha dicho que quien no quiera jugar el miércoles que lo diga”.

“Quedan 90 minutos de partido y jugamos en el Calderón, delante de nuestra gente. ¿Por qué no pensar en la remontada?”, se sumó Savic. El central montenegrino comenzó el encuentro de lateral derecho por las , pero tras el primer gol Simeone lo reubicó en el centro de la defensa y colocó a Lucas, un zurdo, en su lugar. “Es duro perder 3-0. Buscamos nuestro gol fuera y el Madrid nos pilló en los contragolpes. Hay que darlo todo y mirar hacia delante”, señaló. “Está muy complicado, pero imposible no hay nada”, advirtió Gabi. “Hicieron un gran partido y nosotros no estuvimos. Pero vamos a seguir así y a creer en la vuelta”, señaló Griezmann.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información