Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Atlético de Madrid golea a Las Palmas y se rearma para la Champions

La recuperación de Gameiro y Gaitán añaden valores imprescindibles para el progreso del equipo de Simeone. La Unión Deportiva encajó tres goles en 17 minutos

FOTO: Gameiro celebra el 0-1. / VÍDEO: Rueda de prensa de los entrenadores tras el partido.

Es novedad en las retransmisiones de la Liga meter una cámara en los vestuarios que lo permiten para grabar los instantes febriles en que se atan los cordones, se ajustan las espinilleras y se imparten las últimas consignas, esas pequeñas referencias de acción que los jugadores se llevarán como linternas de bolsillo al laberinto oscuro del partido. El camerino local del estadio de la Unión Deportiva era un hervidero este sábado mientras la cámara recorría el sanctasanctórum y un ayudante de campo de Quique Setién elevaba la voz de alarma con tono apremiante:

—¡Atención a la presión alta y en zonas intermedias! ¡Atención al balón parado...!

Dicho esto, Alen Halilovic no pudo zafarse de dos minutos de presión en zonas intermedias.

LAS PALMAS, 0; ATLÉTICO, 5

UD Las Palmas: Javi Varas; Míchel Macedo, David García, Bigas, Dani Castellano; Roque Mesa; Halilovic (Momo, min. 64), Hernán Santana (Javi Castellano, min. 75), Tana (Mateo García, min. 68), Jesé; y Prince Boateng.

Atlético de Madrid: Oblak; Giménez (Thomas, min. 67), Savic, Lucas, Filipe; Gaitán, Gabi, Saúl, Koke; Griezmann (Correa, min. 71) y Gameiro (Fernando Torres, min. 58).

Goles: 0-1, min. 2: Gameiro. 0-2, min. 17: Saúl. 0-3, min. 18: Gameiro. 0-4, min. 72: Thomas. 0-5, min. 91: Fernando Torres.

Arbitro: De Burgos Bengoetxea (Comité Vasco). Expulsó por doble tarjeta amarilla al jugador local Prince Boateng (minutos 6 y 65). Además, amonestó a sus compañeros Jesé (min. 32) y Halilovic (min. 56), y a los visitantes Saúl (min. 14), Savic (min. 31), Nico Gaitán (min. 61) y Thomas (min. 89).

Incidencias: partido de la trigésima quinta jornada de La Liga Santander disputado en el Estadio de Gran Canaria ante 23.570 espectadores.

Dos minutos es el tiempo que tardó Griezmann en ir al suelo y rebañarle la pelota a Halilovic cuando progresaba por la banda izquierda. Con la Unión Deportiva desplegándose al ataque y la defensa local descolocada, Saúl se llevó la pelota robada por su compañero y centró al segundo palo tras medir su objetivo con la mirada. Lo que vio fue Kevin Gameiro desmarcándose como una bala. El francés se anticipó a Bigas y abrió el marcador.

No fue casual que Griezmann provocara el contragolpe del Atlético. Tampoco sería una sorpresa que los informativos ignoren su actividad menos telegénica. Si saber jugar al fútbol es saber hacer todo lo necesario para imponerse al rival, Griezmann es un catedrático. Hace lo evidente y lo oscuro. Es sutil para el penúltimo pase lo mismo que abnegado para el robo, posee sentido de la oportunidad igual que pausa en la distribución, demuestra agilidad para evitar el choque y también es capaz de imponerse en el juego aéreo a pesar de medir 1,75. Un pequeño milagro y una bendición para el Atlético, que salió al campo a mandar sobre su oponente y en 17 minutos metió tres goles y cerró el partido haciendo aquello que, momentos antes, el ayudante de Quique Setién había advertido que le harían.

El 0-2 fue producto de un cabezazo de Saúl a la salida de un córner; y el 0-3 cayó tras una combinación de Griezmann con Gabi y un pase filtrado de Gaitán que Gameiro explotó con un magnífico desmarque por detrás de Castellanos.

Concluido el invierno y superados todos los prólogos, hoy cualquier detalle puede resultar decisivo. Las vísperas de la ida de la semifinal de Champions contra el Madrid (el próximo martes en el Bernabéu) acrecienta el peso de cada matiz en un equipo que desde hace meses persigue elevar el nivel de su juego para competir contra sus grandes rivales de Europa y España. Solo lo que ocurrió antes de que la Unión Deportiva se resignara a la derrota tiene relieve en el análisis. Las conclusiones que se extraen del primer tramo del partido alientan el optimismo en el Atlético.

El Atlético ha incorporado armas esenciales para asegurar un progreso. La recuperación de Gameiro de la pubalgia que le mantuvo semanas inactivo es completa tras verificar 57 minutos de intensa actividad y gran acierto. Gameiro es una referencia que desahoga a Griezmann en los últimos metros y Gaitán añade juego entre líneas. El mediapunta fichado el verano pasado al Benfica acumuló problemas físicos y alternó jornadas irrelevantes. Contra la Unión Deportiva completó una actuación seria, no solo por sus pases de gol sino porque se ofreció constantemente a los centrocampistas para dar continuidad a las jugadas.

Koke, Gabi y Saúl constituyen una unidad coordinada y precisa. Pero cuando avanzan en territorio rival y los espacios se reducen su asociación con Griezmann puede resultar predecible. Cuando no es posible contragolpear, el Atlético necesita alternativas como las que le ofrece Gaitán. Y necesita una defensa que eleve su posición, como hicieron Savic y Lucas. ¿Repetirán la operación cuando se reincorpore Godín?

Las incógnitas solo se despejarán en la Champions. La peor noticia de la tarde para el equipo madrileño fue la lesión de Giménez, lateral diestro postizo en el viaje a Gran Canaria. Su baja deja el carril baldío. Sin Juanfran ni Vrsaljko, también en la enfermería, Simeone deberá afrontar la Champions obligado a improvisar. Su elección  podría ser Thomas, que este sábado sustituyó a Giménez con fortuna: incluso hizo un gol. El 0-4, antecedente del 0-5, obra de Fernando Torres.

 

 

 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información