Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La penúltima estación de Tony Adams

El excentral del Arsenal, que ha entrenado en Azerbaiyán y aspira a la Premier, dirigirá al Granada, propiedad de un grupo chino

Tony Adams, en 2015.
Tony Adams, en 2015. GETTY

Tony Adams (Romford, Reino Unido, 1966), nuevo entrenador del Granada tras la destitución de Lucas Alcaraz, lleva 20 años sobrio. Su turbulento pasado, reflejado en una autobiografía, Addicted, en la que confesó su peligrosa y explosiva relación con el alcohol, ha dado paso a la figura de un legendario exjugador del Arsenal que tiene como objetivo sentarse en los banquillos de la Premier lo antes posible.

Integrante de la mítica línea defensiva (Dixon, Bould, Adams, Winterburn) de aquel Arsenal que conquistó dos ligas (1989 y 91) y la Recopa (1994) con el eco de fondo del cántico “boring, boring Arsenal”, por su tendencia a imponerse 1-0, Adams no tenía previsto hacerse cargo del Granada. En el club nazarí aterrizó unos meses atrás con la etiqueta de ser el vicepresidente de DDMC, la empresa de capital chino que este verano compró el club a la familia italiana Pozzo.

En Inglaterra aseguran que DDMC adquirirá un club londinense en breve (Crystal Palace o Charlton). Adams se postula como el entrenador de esa nueva adquisición del empresario chino Jiang Lizhang, el dueño de DDMC.

Agencia de traspasos

Adams, que no habla español, parece ser una solución tan interina como desesperada por mantener en Primera a un club cuyos propietarios no logran despejar la sospecha de que pretenden convertirlo en una agencia de traspasos de jugadores encubierta. La cantidad de jugadores de diversas nacionalidades fichados este verano, muchos con el perfil de ser promesas a desarrollar, o que no esté claro si los derechos económicos sobre algunos canteranos pertenezcan aún a la familia Pozzo, alimentan esas dudas en Granada. “Hemos heredado 106 jugadores de los cuales solo 44 son futbolistas propios del Granada CF. Nuestra intención es devolver su equipo a Granada para que Granada se identifique con su equipo y sus jugadores”, reflexionaba Adams recientemente.

Desde su llegada, Adams convivió en aparente paz con Alcaraz, que lo describió en una reciente entrevista a este periódico como un “futbolero coherente”. Le habían aconsejado que el ya extécnico del Granada era una institución en la ciudad y un símbolo de la entidad. Adams tomaba nota en el día a día a la vez que estudiaba la metodología de los entrenamientos de Alcaraz.

Internacional por Inglaterra en 66 ocasiones, en su etapa como jugador no solo conoció el juego primitivo de aquel aburrido Arsenal que dirigía George Graham. También participó en el fresco y atractivo conjunto que bajo la dirección de Arsène Wenger conquistó la Premier League en dos ocasiones.

De su trayectoria en los banquillos se sabe que dirigió al Wycombre Wanderers (2003), que trabajó en las categorías inferiores del Feyenoord (2005) y que fue ayudante en el Utrecht (2006) y en el Portsmouth (2008-09). Los dos últimos equipos que ha entrenado han sido el FK Kabala de Azerbayán y al Chongqin Lifan de China, también propiedad de DDMC.

Durante su etapa en Azerbaiyán, donde sufrió un infarto, Adams conoció a Jiang Lizhang. Este le dio la oportunidad de dirigir en China y ahora le ha entregado la misión imposible de salvar al Granada. Si no lo logra, al menos habrá completado un máster de ocho partidos con la permanencia en juego que le servirán para su futuro desembarco en un banquillo de la Premier.

 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.