Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

A Cristiano le llama el Atlético

El portugués es el máximo goleador en los derbis, pero ha bajado su promedio de minutos, remates y goles

Cristiano Ronaldo, junto a Benzema, Bale, Keylor Navas y Kovacic en el entrenamiento de este viernes. Ampliar foto
Cristiano Ronaldo, junto a Benzema, Bale, Keylor Navas y Kovacic en el entrenamiento de este viernes. EFE

Nadie ha marcado más goles en los derbis madrileños disputados en todas las competiciones que Cristiano Ronaldo: 18 en 26 partidos. Con el triplete anotado en el último, en la primera vuelta, el portugués superó a Alfredo Di Stéfano como máximo verdugo del Atlético en el duelo de vecinos de la capital. Cuando más cuestionado estaba, Cristiano cumplió la promesa que había hecho un par de semanas antes. “Pronto se volverá a ver el Cristiano de siempre, el que da la cara”, dijo el día de su renovación, dos meses después de empezar la temporada. Una temporada que empezó con retraso por una lesión de rodilla que sufrió en la final de la Eurocopa y porque en el club le pidieron que se tomara las cosas con calma y se recuperara bien. Cristiano, de 32 años, hizo caso.

El portugués nunca había rotado tanto como este año. Zidane decidió que no podía jugarlo todo. Le convenció de que no era beneficioso, ya que en las dos últimas temporadas había llegado a final de curso con el agua al cuello y los tendones rotulianos machacados. El técnico francés le quería en forma para el momento decisivo de la temporada, y así se lo hizo saber. Cristiano aceptó el plan de su entrenador.

Salvo en su primera campaña con el Madrid, en la que estuvo de baja durante dos meses, nunca había llegado a estas alturas de temporada con menos minutos: 3.112, una media de 379 menos que los años anteriores a estas alturas de la competición. Son 487 minutos menos que la temporada pasada, por ejemplo; y 754 menos que la de 2012-13 y 825 menos que la de 2011-12. Era ese un Cristiano Ronaldo en plenitud física, un Cristiano que no quería descansar ni en los partidos de Copa, que quería jugar y marcar siempre.

Más descansado y sin tener que llevar el cuerpo siempre tan al límite, el portugués se prepara ahora para su derbi número 27. Llega a la cita contra el Atlético con unos registros goleadores muy inferiores a los de temporadas anteriores a estas alturas de la competición. Ha anotado 26 goles esta campaña y promedia un tanto cada 120 minutos; muy lejos de su mejor registro de la 2014-15 (uno cada 74). El año pasado por estas fechas promediaba un tanto cada 86 minutos. También remata menos a puerta: uno cada 45 minutos por el promedio de uno cada 30 de las pasadas campañas.

La bajada goleadora es algo común también a los otros dos futbolistas de la BBC. Benzema lleva siete goles menos que la temporada pasada a estas alturas de temporada (un gol cada 142 minutos por uno cada 80) y Bale seis menos (un tanto cada 193 por uno cada 100 de la campaña anterior).

Si algo motiva a Cristiano, sin embargo, son los partidos decisivos como los derbis. “En los partidos importantes siempre está. No sé si es la costumbre o si va con su carácter de querer jugar bien siempre esos partidos, pero siempre está. Se está entrenando y está listo para la recta final de la temporada”, explicó ayer Zidane, al mismo tiempo que aseguraba que no ha habido un plan a largo plazo para dosificar al portugués. Es algo que se ha ido mirando partido a partido.

“Su energía es el motor del equipo”

Esta temporada CR se ha quedado fuera de ocho convocatorias por descanso y de tres por lesión. “Cada partido que juega siempre quiere meter gol y ser el jugador importante del equipo. Eso nos da ambición a todos. La energía que tiene Cristiano es positiva no solo para él. Es su motor, pero también es el motor de los demás”, le piropeó Zidane. En el derbi de la primera vuelta jugó como delantero centro. Atrás, Lucas, Isco y Bale formaron una línea de tres por delante del doble pivote Modric-Kovacic. Cristiano fue decisivo con su triplete. Lo volvió a ser con un doblete al Sporting en Liga, con el triplete al Kashima en el Mundial de clubes y con el doblete contra Las Palmas que llevó al empate al Madrid.

En el Madrigal también firmó el gol del momentáneo 2-2 y contra el Betis del 1-1. En San Mamés firmó las dos asistencias en la victoria del conjunto blanco. El Madrid hoy le exige más goles y Cristiano quiere responder a la llamada del Atlético.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información