Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

McLaren desvela todas las incógnitas del nuevo coche de Fernando Alonso

El equipo británico presenta el MCL32, de color naranja, que quiere ser una ruptura con el pasado

Presentación del nuevo coche de McLaren. McLaren/ Quality

McLaren vive inmersa en la revolución más grande que ha experimentado una escudería en la Fórmula 1 moderna. Este proceso arrancó en 2015 con la recuperación para la causa de los motores Honda; siguió a finales del año pasado con el destierro de Ron Dennis, histórico patrón y ‘alma máter’ de la estructura en las últimas tres décadas; fue un poco más allá con el nombramiento de Zak Brown como su sustituto y siguió su rumbo este viernes con la presentación del monoplaza que Fernando Alonso y Stoffel Vandoorne conducirán este curso. Puestos a cambiar se le ha dado un meneo hasta al nombre del coche, que abandona sus históricas siglas P4 (procedentes de Project Four, la empresa propiedad de Dennis que en 1981 se fusionó con McLaren), y que pasa a denominarse MCL32. También recupera en su decoración el naranja (dibujando el logo sobre una base negra), probablemente el color más carismático de los prototipos de Woking. A decir verdad, a primera vista a uno le viene a la mente uno de los antiguos Marussia.

Desde que Alonso volvió al equipo en 2015 tras su paso por Ferrari, siempre justificó su decisión apelando a la devoción que tenía de pequeñito por aquellos McLaren de finales de los años ochenta que dominaron el certamen, con Senna y Prost como actores principales. Desde entonces ha llovido mucho y la formación británica ha pasado por distintos ciclos. Ahora transita por uno muy delicado, a la espera de remontar una situación en unas circunstancias de lo más adversas y con un socio que no se parece en nada al que tantas alegrías de dio en el pasado.

Honda, que se vio obligada a entrar en escena un año antes de lo que inicialmente había previsto, se tuvo que subir a un tren en marcha en el que todavía no se encuentra nada cómoda. Prueba de ello es el rediseño de la unidad de potencia que el fabricante del ala dorada ha llevado a cabo en los últimos meses y que abandona el concepto de ‘talla zero’, con el que se pretendía hacerles la vida más fácil al departamento de chasis y de aerodinámica. No obstante, después de caer en la cuenta de su error, los ingenieros japoneses rectificaron gracias a la supresión del sistema de tokens, mediante el cual solo se podían optimizar ciertos elementos del motor. Si este funciona, supondrá un significativo paso adelante para Alonso, que aspira a seguir creciendo y acumular algún que otro podio siempre que se acierte en el chasis y la aerodinámica, que vuelven a adquirir un papel protagonista.

A simple vista, las diferencias entre el MCL32 y su antecesor son notorias después de adaptarlo a la normativa. Es más ancho y afilado, con un perfil más agresivo y con algunos elementos aerodinámicos distintos, como por ejemplo el alerón trasero, más ancho y bajo, así como la aleta de tiburón.

“Es bonito ver el naranja de vuelta. Con las nuevas normas, esta temporada será muy excitante. Los coches son sexy cuando son rápidos, pero este es uno de los más bonitos que he podido conducir. De todos los coches que vimos en internet esta semana, me quedaría con este por estética y por su agresividad”, dijo Alonso. “Esta es una temporada importante. Tenemos muchas esperanzas de que con este proyecto McLaren vuelva donde se merece. Si estamos aquí es porque creemos que podemos ganar”, zanjó el asturiano, que el lunes que viene ya estará en Montmeló, donde arrancan los primeros ensayos de pretemporada.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información