Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Busquets e Iniesta son el alma del equipo”

Los exazulgrana Rexach, Víctor Muñoz, Ronald de Boer, Goiko, Deco y Edmilson analizan la influencia de los dos medios en el juego

Iniesta y Busquets, en un entrenamiento de la semana pasada. Ampliar foto
Iniesta y Busquets, en un entrenamiento de la semana pasada. EFE

El Barça compite como pocos a cada duelo, convencido de que le alcanza con su pegada y su definición en las dos áreas. Ocurre, sin embargo, que en esta temporada le cuesta coger un hilo conductor a su fútbol, en ocasiones vertiginoso, a veces cómodo en el intercambio de golpes y de vez en cuando gobernador con el esférico entre las botas. Esta última versión exige intérpretes que se sepan la partitura. Como Busquets e Iniesta, que se presuponen en el once inicial frente al PSG tras superar sus lesiones. Así lo ven exjugadores azulgrana de diferentes épocas como Carles Rexach, Víctor Muñoz, Ronald de Boer, Jon Andoni Goikoetxea, Deco y José Edmilson.

La versión original. El sello de La Masia se explica en Iniesta y Busquets, en su juego de posición y posesión. “Más allá de delanteros como Eto’o, Ronaldinho, Messi, Neymar... La clave del Barça de los últimos años es el centro del campo con Xavi, Iniesta y Busquets, jugadores que tienen una calidad de pase fuera de lo normal”, define Deco. “Son importantísimos para el sistema de juego porque dan regularidad al fútbol del equipo”, dice Edmilson. “Son de los pocos capaces de manejar los partidos y saber a qué jugar”, añade Goiko. “Con ellos hay más seguridad, las combinaciones son diferentes y se llena de calidad las dos fases del juego”, interviene Muñoz. “Han nacido especiales y no se pueden copiar”, resuelve De Boer. “Cuando juegan dos tíos tan buenos y en una zona tan importante… Se nota quién pone el estilo”, zanja Rexach.

Pegamento Busquets. Le llaman quitanieves por la cantidad de balones que sisa. “Con él se defiende más agresivo. Se sitúa de tal manera que cuando pierden el balón, el equipo aprieta las líneas arriba de forma intensa”, explica Muñoz. “Pero si el Barça no presiona, Busquets tiene problemas porque puede perder una carrera hacia atrás”, recuerda De Boer. Aunque agrega: “Parece que no puede correr, pero nunca llega tarde. Tiene ojos en todas partes y lleva el compás del equipo”. Le sigue Rexach: “Es el equilibrio”. Así lo ve Edmilson: “Resalta en la organización defensiva, pero también impulsa la distribución del juego”. Goiko amplía: “Es tan listo que domina los tiempos”. Y Deco remata: “Con él todo es más fácil”.

Iniesta agita el fútbol. Es el crupier del Barça y el desborde en carrera. “Dribla porque juega más arriba y tiene cierta libertad”, señala De Boer. “No tiene mucho gol, pero desde la zona de tres cuartos aporta muchísimo a los puntas”, reflexiona Goiko. “Sabe correr hacia atrás y hacia delante para dar continuidad al juego e incluso para filtrar balones definitivos”, añade Muñoz. “Por su calidad técnica, decide muy rápido, abre espacios para los delanteros y pone pases perfectos”, se suma Edmilson. “Es de los mejores que he visto porque controla el ritmo de los partidos”, revela Deco. “Tras de los puntas, es el cuarto hombre en desequilibrar los duelos”, sentencia Rexach.

La experiencia es un grado

No hay título que se les haya resistido a Busquests e Iniesta, excepto la Copa Confederaciones con España. “Han ganado todo lo que se puede en el fútbol y eso da tranquilidad en los partidos grandes”, expone Deco. “Es importante la experiencia, sí. Han vivido esta clase de partidos muchas veces y eso se nota en muchos aspectos del juego”, se posiciona Goiko. Aunque Víctor Muñoz replica: “Una vez se entra en el campo la experiencia no se nota. En este tipo de partidos vas al cien por cien y difícilmente Busquets e Iniesta podrán jugar a lo que saben”.

Edmilson retoma el discurso inicial: “Tienen recorrido en partidos claves como este y por eso es bueno que jueguen. Pero también deben estar en forma para poder dirigir a sus compañeros”. De Boer se suma: “Lo bueno es que como siempre están, los demás ya saben cómo jugar a su alrededor”. Y Rexach remata: “La experiencia es clave; pero no por los años que llevan jugando sino por la mentalidad. Están acostumbrados a estos partidos y no les tiembla el pulso ni las piernas”.

Larga espera. Durante su ausencia —no juegan juntos desde el 11 de enero— el Barça ha chirriado en el juego pero ha sacado siete triunfos y dos empates. “Puedes jugar de la misma manera, pero el estilo lo ponen los jugadores. Si está uno o están los dos, se puede jugar así, pero si la línea es nueva, es más complicado”, apunta Rexach. “Sin ellos cambia el estilo. Son irrepetibles”, cuenta Deco. “Rakitic, André Gomes y Denis tienen mucha calidad. Pero los otros dos son el alma del Barça”, dice Goiko. “Por eso se les ha echado de menos”, dice De Boer. “Y como el PSG no es un rival cualquiera, tienes que responder con los mejores. Iniesta y Busquets lo son”, describe Muñoz. “Porque tienen la idea del fútbol en la cabeza y llevan mucho tiempo practicándolo”, afirma Edmilson.

La pausa la ponen ellos. Frente al PSG, rival vertical y de contras, asemeja fundamental la habilidad de los dos medios para poner la pausa al encuentro. “Aunque al Barça la velocidad le va bien por sus delanteros, Busquets e Iniesta son capaces de modular el ritmo del partido”, arguye Muñoz. “Son los que pueden dotar de ritmo al choque”, declara Goiko. “Es un duelo mucho más complicado que en los años pasados, por lo que su capacidad para mantener el balón es clave”, advierte Edmilson. “Son especialistas en esto”, apunta Deco. “Ante el PSG se verá una lucha de poder por el medio del campo. Y aunque el partido se gana en las áreas, el dominio de la pelota se consigue con los medios”, concluye Rexach.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información